Moda Letizia

EL DINERO TE HARÁ FELIZ...

EL DINERO TE HARÁ FELIZ...
Y NO NECESITARÁS UN PRÍNCIPE

ADPV

Amazon te vende....




Saturday, December 26, 2015

Mi Felipe VI pone firmes a los catalanes

 Mi Felipe VI puso firmes a los independentistas catalanes en su discurso. Se fue al Palacio Real y le habló a las cámaras de Televisión Española como un hombre. Me dejó impresionada. Como le dije a mis hijas, este Rey nuestro es capaz de meterle miedo a ese Artur Mas con su verborrea. Mis Herederas todavía no tienen muy claro quién es Artur Mas.

 -Es un hombre que os quiere quitar parte de vuestra herencia -les explico.
 -¿Los millones que tiene el abuelo Juan Carlos en Suiza? -me pregunta Leonor.
 -No, hija, un trozo de España.
 -¿Y para qué lo quiere, mami? ¿Para ser Rey de ese trozo?
 -Algo así. En el fondo todos quieren ser reyes por muy republicanos que sean.

 Llevo a las niñas a ver cómo graban el mensaje de Nochebuena de su padre. Se aburren. Sofía quiere que nuestro Felipe VI salude a Papá Noel en su discurso. Su hermana Leonor quiere que le dé las gracias a los Reyes Magos por sus regalos anticipados.

 -No va a decir nada ni de Papá Noel ni de los Reyes Magos ni de esa Reina Maga que inventaron los de Podemos.
 -¿Hay una Reina Maga?- se sorprende Sofía.
 -Sí, hija. Es la Reina Baltasara, la esposa del Rey Baltasar.
 -¿Los otros reyes no tienen mujeres?

 Mi cabeza estalla. Los de Podemos me ponen la educación de mis herederas muy difícil. Ya les había contado lo de los Reyes Magos y ahora tengo que meter en el cuento una Reina Maga que no dijeron como la había que encajar en la trama de la historia de Belén. Mi doncella llega con una bandeja de polvorones y unas copas de champán sin alcohol para las niñas.  Respiro aliviada. Maripuri sabe como entretener a las niñas.

 También supo como entretenernos en la cena de Nochebuena. Con dulces y cava en abundancia olvidamos la no presencia de los Urdangarines. Hasta doña Sofía se olvidó de hablar de su hija Cristina, un tema de conversación constante cuando cena o come con nosotros. Debe querer provocarnos a mí y a su hijo una úlcera de estómago. Doña Sofía se puso hasta las cejas de cava catalán. Le encanta. Mi Felipe VI, en cambio, prefiere la sidra. Dice que la sidra le hace recordar sus tiempos de Príncipe de Asturias.

 -Era feliz como Príncipe. Papá trabajaba y yo cobraba un sueldo bastante decente.
 -Felipe, por Dios, hablas como un nini.
 -¿Qué es un nini, Leta?
 -Los críos que no trabajan ni estudian.
 -Hacen bien. Estudiar es un rollo.
 -¡Felipe!
 -Perdona, cariño. Mi segundo discurso de Nochebuena me ha puesto nostálgico.

 Le vuelvo a llenar la copa de cava. Nada mejor que las burbujas para olvidar las penas. Mi Felipe VI empieza a reírse sin saber por qué.

 -Este país nuestro es un Juego de Tronos, Leta.
 -Sí, cariño, y con el Pablo Iglesias de Podemos queriendo ser Presidente de España. 
 -No me hables de las elecciones, Leta.
 -Si quieres hablamos de las nuevas elecciones que tendrá que haber dentro de dos meses.

 Doña Sofía nos interrumpe. Quiere llamar a don Juan Carlos para felicitarle las fiestas.

 -Dale recuerdos para Corina, mamá -le dice mi Felipe VI.
 -¡Felipe!
 -Leta, cariño, yo siempre fui un chico educado.

 Mi cabeza da vueltas. Doña Sofía intenta hablar con don Juan Carlos, pero no se lo pasan. Al final le deja grabado un mensaje deseándole suerte. Pienso que doña Sofía se comunica con su marido como mi Felipe VI se comunica con los españoles: por un mensaje de Nochebuena.

-----------------

Saturday, December 19, 2015

A Rajoy le pega el primo de su esposa

 En este país nuestro no se habla de otra cosa que no sea el puñetazo que le pegó a Rajoy el hijo de la prima de su mujer. Cosas de familia. Se te echa a perder un primo, te lo encuentras en la calle y, en vez de darte la mano, te da un ostión. menos mal que nuestro Presidente se comportó como un señor y no le devolvió el derechazo. Hubiera sido un escándalo mundial una pelea entre el máximo responsable de nuestro Gobierno español y un mozalbete que ha fracasado en sus estudios realizados en caros colegios privados de Pontevedra.

 Mi Felipe VI se puso de los nervios. Decía que nuestro Presidente había sido víctima de un atentado. Yo le dije que no era para tanto. La juventud fracasada de esta España nuestra es así. Les gusta pegar para sentirse importante y el primo de Viri seguro que se siente importante después de romperle la cara a su primo político. 

 -El tal Andresito será un héroe en esa cárcel de niños grandes donde lo han metido, cariño.
 -No sabes lo que dices, Leta.
 -¡Vaya si lo sé! A estas horas lo están recibiendo todos los críos echados a perder como un líder indiscutible.

 Sigo leyendo la prensa. Lo más interesante son los anuncios por palabras. En España se sigue buscando trabajo, vendiendo cosas y ofreciendo casas y pisos a potenciales compradores de inversiones en ladrillo. España sigue igual.

 Mi doncella Maripuri dice que seguirá también igual lo del Gobierno. Cree Maripuri que Rajoy ganará muchos votos por esa agresión del primo.

 -Irán todas las marujas a votarlo, mi Reina. Fue lo que oí en el Mercadona. Las marujas y los marujos están muy preocupados por el puñetazo que recibió el Presidente. Lo votarán para que cambie la Ley del Menor. La gente de derechas quiere que encarcelen a los niños fracasados.
 -¿Quieren una Ley de vagos y maleantes, Maripuri?
 -Algo así, mi Reina.

 Llamo a Rajoy para preguntarle si volverá la Ley de vagos y maleantes de Franco. Me responde a lo gallego: ni sube ni baja, es decir, perdona a su agresor y reza por él.

 -No creo que su primo necesite rezos, Presidente.
 -No diga que es mi primo.
 -Perdón, el primo de su señora.
 -No diga eso tampoco.
 -¿No tienen trato?
 -De la familia no hablo.

 Ahí termina la conversación. Estaremos en Navidad, pero este hombre con la cara doliente no parece que la considere una fiesta familiar. No me atrevo a preguntarle si invitará a los turrones de Nochebuena a la familia de su esposa.

 No es el único que no quiere hablar de la familia. Mi suegra tampoco quiere hablar de Urdangarín cuando le pregunto si le ha mandado los regalos de Papa Noel a sus nietos suizos.

 -Eso no importa, nuera.
 -¿No le importa que su yerno Urdangarín vaya a la cárcel?
 -El juez todavía no digo eso, nuera, y yo de eso no hablo. ¿Quieres hablar del puñetazo que le dieron al Presidente Rajoy?

 Le digo que no. Lo del puñetazo ya no es noticia. Además, ha sido una cosa de un niño rico al que se le subieron las Redes Sociales a la cabeza. Lo pudo haber hecho cualquier crío de padres ricos ocupados y malas notas en sus estudios de aspirante al muy deficiente.

-------------------
 
 

Tuesday, December 08, 2015

Feliz Navidad

 Estoy preparando la cena de Nochebuena y todas las comidas de estas fiestas. Iremos a pasar algunos días a un destino desconocido para nuestros súbditos, pero también estaremos en nuestro dulce Palacio con toda a familia que se puede invitar a comer los turrones. Se entiende que los Urdangarines no están invitados.

 Mi doncella Maripuri me ayuda con los menús y esas cosas. Estuvimos mirando los precios del marisco y no hay manera de comprar unos percebes con el dinero que ganamos. Mi doncella Maripuri quiere que compre´unas cigalas congeladas. Yo creo que sería mejor servir unas croquetas marca La Cocinera antes de la sopa de pescado de lata y los dulces navideños.

 -Su suegro querrá marisco, mi Reina -insiste Maripuri, terca como una mula.
 -A Don Juan Carlos no le gusta el marisco congelado. Quiere percebes recién recogidos de las rocas de las costas gallegas y no puede ser. El presupuesto no da para tanto. 
 -Puede poner en la mesa una fuente con percebes de plástico. Dan ilusión y no cuestan mucho. Los he visto a vender en los bazares chinos.
 -Se supone que es una cena de Nochebuena, Maripuri, no un juego de casitas y comidas de mis hijas.

 Mi Felipe VI está muy ocupado con el tema de las elecciones generales. Mejor no le pregunto nada. Sólo le preocupa que Pablo Iglesias le llama menina a la vicepresidenta Soraya.

 -Hay que respetar a las mujeres -murmura por los pasillos de Palacio.
 -Pues yo creo que Soraya debería sentirse contenta con eso de la menina. El cuadro de Velázquez es famoso.
 -No sabes lo que dices, Leta.
 -¿No te estarás volviendo del PP, amor? Ya sabes que yo soy de Izquierda Unida.
 -No hablemos de política, Leta.

 Doña Sofía tampoco quiere hablar de política. Está muy enfadada porque don Juan Carlos no quiso posar con ella en la postal de Navidad.

 -Otro año tenemos que mandar una postal de burros.
 -Es un belén muy bonito, suegra.
 -Me parece horrible. Juanito y yo hubiéramos quedado muy guapos como Reyes abuelitos en la postal, nuera, pero Corina no le dejo hacerse una foto conmigo.

 Huyo de sus quejas. No quiero que me hable de cuernos. Voy a la habitación de juegos de las niñas a ver qué hacen. Están mirando la postal con su foto.

 -Salimos guapas -me comenta Leonor.
 -¿No te estarás volviendo una it girl, nena?
 -No, mami, pero me gusta la moda. Creo que no volveré a dejar que me hagan trenzas. Ya soy grande.

 Su hermana Sofía dice que ella tampoco quiere trenzas. Quieren ir más a la peluquería de mayores. Los peinados de trenzas le parecen muy infantilones. Las dejo hablando de peinados. Prefiero que hablen de moda a que hablen de dulces. Menos mal que no me han salido muy glotonas. Tanto Leonor como Sofía no son muy de polvorones y de turrones. Saben que hay que comer verduras y frutas para adelgazar. Lo han aprendido de mí.
 

Tuesday, December 01, 2015

En vísperas de las Elecciones Generales

 Hay mucha gente preocupada por el resultado de las próximas Elecciones Generales. A mí no me preocupa. Con el Barbas Rajoy estamos acostumbrados y los otros no son mejores. Tanto me da que siga el Barbas o que ocupe el Gobierno de esta España nuestra Pablo Iglesias. Mi Felipe VI, en cambio, está horrorizado con Pablito. No le gusta. Dice que no tiene experiencia.

 -Ese hombre no fue ni Presidente de su Comunidad de Propietarios, Leta.
 -Si no tiene un piso propio, no puede presidir una Comunidad, cariño. Creo que en Vallecas vive de alquiler, igual que vivirá en La Moncloa si nuestros súbditos lo eligen Presidente de España.
 -Dios no lo quiera.
 -Dios no quiere ni deja de querer nada, amor. Son las urnas las que quieren.

 Mi Felipe VI recibe a Mariano Rajoy y yo salgo del despacho. No me gusta nada ese hombre y menos me gusta desde que lo escuché en la Cope hablando de fútbol. Como siga así, lo veremos en el Sálvame hablando de la Pantoja.

 Mi doncella Maripuri está en la cocina preparando unos polvorones sin azúcar para que no engorde. Es un cielo. Si no fuera por sus comidas sanas, estaría tan gorda como una elefanta.

 -Deje que enfríen, mi Reina -me pide-. Los polvorones calientes hacen doler la barriga.
 -¿Qué dice tu tarot sobre los resultados de las elecciones?
 -Dice que habrá un empate a tres: Rajoy, Rivera y pablo Iglesias conseguirán el mismo número de escaños.
 -¿Y quién gobierna?
 -Lo echarán a suertes.
 -Creo que la Constitución no contempla ese sorteo, Maripuri.
 -Pues se hará, mi Reina. 

 El tarot y Maripuri no me dan un resultado que me guste. Es mejor no pensar en las elecciones y pensar en la lotería. Me disfrazo de chica trabajadora y bajo a El Pardo. Una vez en el pueblo, entro en un bar y juego unas monedas en una tragaperras. Me cae un premio enorme. Todos me miran. Yo cruzo los dedos deseando que no me reconozcan y empiezo a recoger las monedas del premio. Mi bolso casi revienta con tanta moneda. Soy una afortunada.

 Regreso a mi Palacio. Mis hijas juegan con sus Barbies. parece que no piensan en el futuro de nuestra Patria. Sólo me piden muñecas nuevas para Navidad.

 -Hemos escrito las cartas a los Reyes Magos, mami -me dice Leonor-, y recuerda que sabemos quienes son los Reyes.
 -No lo digas, hija, que hay muchos niños en este país que no los conocen.
 -Pues, o me traen un ordenador portátil como el de papá o voy a Televisión Española a decir en el telediario que mis Reyes Magos sois tú y papá.

 Tiemblo. No quiero ni pensar la que se montaría si mi Leonor dice esa verdad en horario de máxima audiencia. Sería un escándalo mayor que el que ha montado su tía Cristina de Borbon.

Saturday, November 21, 2015

Compitiendo con Rania de Jordania en Madrid

 No es fácil competir en trapos con Rania de Jordania. Rania se puede ganar un fortunón en trapos de alta costura. Esta Reina de España, en cambio, tiene que comprar muchas cosas en Zara y en mango para llenar su fondo de armario. Somos pobres. Aquí no hay dinero para ir a los talleres de alta costura.

 En todo caso, creo que estoy ganando la competición de trapos. Mi vestido rojo al lado del look de capas de Rania es un acierto. Rania iba como una cebolla. No le quedaba bien tanta ropa sobre el cuerpo. Le dije que se podía quitar el abriguito rosa y no quiso.

 -Tengo frío. Además, es un abrigo muy caro.
 -Madrid es una ciudad segura.
 -¿No hay ladrones? -me preguntó asombrada.
 -Sólo Bárcenas, uno del PP.
 -¿Y tu cuñado? Dicen que Iñaki robó mucho.
 -Mejor no hablo de la familia de mi esposo.
 -Te comprendo. Yo tampoco quiero hablar de la familia de mi cónyuge. Es muy complicada. Tengo varias suegras.

 La compadezco. No me imagino con varias suegras. Con doña Sofía tengo de sobra. Me deja exhausta cuando me habla de música clásica. Yo lo más clásico que conozco en música es la flauta. Todavía recuerdo las clases de flauta que me dieron en su día en mi colegio de Oviedo. Aprendí a tocar Noche de paz como los ángeles.

 Rania me habla de Mónaco. Quiere irse a vivir al Principado cuando se jubile. Me asustó porque yo todavía no pienso en mi jubilación. ¿Seremos ya viejas?

 -En Mónaco se vive muy bien, amiga mía. Allí no hay pobreza. 
 -¿Vives mal en Jordania? 
 -En Jordania tengo que trabajar mucho. Ayudo a los pobres.
 -Yo también trabajo mucho en España -le confieso-. No hago más que ir a inauguraciones y a eventos similares.
 -¿Te pagan bien? -me pregunta Rania.
 -Algo más que a mi doncella Maripuri, pero poco más. Desde que nos apuntamos al pacto anticorrupción no nos sobra el dinero.

 Rania asiente y saca de su bolso una pitillera de oro y diamantes. Me ofrece un pitillo. Se lo acepto. Ella también fuma. Fumamos en silencio mientras miramos como nuestros maridos hablan de la guerra de Siria y de esos temas serios que no importan mucho porque por mucho que hables de ellos no se resuelven. Las guerras se terminan cuando se han matado casi todos. 

Monday, November 16, 2015

París no es una ciudad segura

No voy a hablar de lo de París porque no me gustan las cosas tristes. Yo soy una Reina que necesita mucho humor para sobrevivir. Por eso estos días los estoy pasando jugando mucho con mis Herederas y lo más lejos posible del despacho de mi Felipe VI, donde los teléfonos no dejan de sonar. Si no lo llaman por la independencia de Cataluña, lo llaman por los atentados de París. 

-Tengo que informarte, Leta -me dice cuando pasó por delante de la puerta de su despacho.
-No me cuentes nada triste, por favor.
-Tienes que estar informada, Leta. Eres la Reina de España.

No espero por sus noticias. Corro para la cocina donde mi doncella Maripuri está preparando unas torrijas con el pan que sobró de la cena. Maripuri es muy ahorradora. Pruebo una y como la siguiente.

-Va a engordar, mi Reina.
-Mejor gorda que delgada infeliz, Maripuri. Los kilos ya los quemarán mis nervios. ¿Sabes que me van a hacer otra figura de cera? Los del Museo de Cera dicen que la Letizia que tienen no se parece a mí.
-Una buena noticia, mi Reina.
-Les dije que me pusieran la cara de la muñeca Barbie. Es la cara que quiero que me ponga el médico en mis próximos retoques. 

Mi doncella Maripuri dice que debería pensarlo un poco. Ha sabido que a Pablo Iglesias no le gustan las Barbies de la política.

-Debe tenerlo de su lado, mi Reina. Será el próximo Presidente de su comunidad de vecinos en Vallecas.
-Querrás decir el próximo Presidente del Gobierno de España, Maripuri.
-No, mi Reina -insiste mi doncella-. El tarot dice que nunca ocupará La Moncloa.

Hacía tiempo que mi doncella Maripuri no leía el tarot. Debe ser que los atentados de París hacen que se preocupe por el futuro. Yo prefiero no preocuparme. Me gusta vivir el día a día sin saber lo que deparará el destino. Además, ya sabía que París no es una ciudad segura antes de esas muertes horribles del pasado viernes. A María Antonieta y a su familia les cortaron las reales cabezas hace casi tres siglos. Las cosas ya no les iban bien a los parisinos en el siglo XVII.

Es justo en lo que piensan mis Herederas. Las encuentro hablando de Luis XVI y de la guapa María Antonieta. A Leonor le gusta mucho la Historia. Le está contando a su hermana Sofía como acabó la Monarquía en la hoy República francesa.

-Los mataron a todos por ser Reyes de Francia.
-¿Sólo por eso? -le pregunta Sofía sorprendida.
-París no es una ciudad segura para nosotros, hermana. 
-Dicen que es la ciudad del amor.
-Nuestros padres se enamoraron en Madrid.

Les pido que dejen de hablar de cosas tristes. Es mejor que hagan sus deberes del colegio.

-Ya los hicimos, mami. Ahora estamos hablando de cosas importantes. 
-No habléis de París.
-Entonces hablamos de Cataluña. ¿Sabes que nos quedaremos sin un trozo de España? Dice la tía Cristina que gobernarán los Puyol y que ella y el tío Iñaki serán los Reyes de Cataluña.
-Sí, hija. Serán los Reyes del Robo.
-¡Leta!

Mi Felipe VI aparece en la habitación de juegos de las niñas escandalizado. Comprendo que debo callarme. Mejor voy al Museo de Cera para que me tomen medidas para la nueva estatua que me quieren hacer.

Thursday, November 12, 2015

Yo no me pongo mantilla

 Peñafiel y compañía han puesto el grito en el cielo porque fui a un acto militar sin mantilla en la cabeza. Prefiero no ponerla. La mantilla española y mi real cabeza son incompatibles. Es horrible ir con la sensación de que te va a caer ese dichoso trapo negro a los pies de un general. 

 Mi doncella me apoya en mi decisión de desmantillarme en los actos militares. Maripuri también piensa que es mejor ir sin mantilla a llevarla mal colocada o ir incómoda.

 -Los tiempos han cambiado, mi Reina, me dice. Usted no haga caso a los clásicos. Vaya a la moda.
 -¿La moda no incluye mantillas? -le pregunto.
 -De momento no. Lo más chic son los vaqueros rotos. Debería llevarlos en sus próximo acto importante.
 -No me atrevo a tanto, Maripuri. Los más monárquicos se amotinarían ante mi palacio si me ven con los pantalones rotos por las rodillas.
 -Debe marcar tendencia, mi Reina, y Felipe VI también. ¿Por qué no convence a su Rey para que se apunte a esa tendencia del moño en los hombres? Todos los chicos de Nueva York llevan un moño postizo. 

 La cabeza me da vueltas. Los consejos de mi doncella Maripuri no son muy acertados en moda masculina. No me imagino a mi Felipe VI con un moño y al frente de los ejércitos que le acabará echando a Artur Mas. Toda la comunidad internacional diría que en España somos todos frikis.

 Hablando de lo de Cataluña la cosa va a peor. No tienen Presidente y casi tienen la independencia. Para que la consigan sólo les falta que se suba el viejo Pujol a la Sagrada Familia y que grite desde una de esas torres que diseñó Gaudí que es el patriarca de la Cataluña Independiente. Seguro que le aplauden y dejan de pagar impuestos a Madrid. Mi Felipe VI está muy preocupado. Ayer suspendió todos sus actos de mañana y se limitó a recibir a los niños de ¿Qué es un rey para ti? por la tarde. Ni siquiera se animó con los críos. Estaba el pobre por los suelos.

 -Cataluña se nos va, Leta.
 -También se fueron las colonias, Felipe. ¿Te acuerdas de cuando perdimos Cuba y Filipinas?
 -No había nacido, Leta.
 -Yo lo estudié en la clase de Historia del colegio. Fue horrible. Los escritores se pusieron tan triste que formaron la Generación del 98 para escribir las novelas más pesimistas que nunca se habían escrito.
 -No quiero imaginar qué sería de nosotros si los de la SGAE se nos ponen tristes, Leta. No habría series, ni películas, ni teatro. Y encima habría que pagarles el paro a los actores y autores.
 -Bueno, no sería para tanto, amor. A los del cine les damos buenas subvenciones. Viven como reyes.

 Mi Felipe VI regresa a su despacho. Tiene la mesa llena de estampitas del Cristo de Medinaceli. No creo que el tal Cristo consiga el milagro de la unidad de la España indisoluble. Mi Felipe VI llama a Maripuri y le pide que le lleve unas velas.

 -Quiero ponerle velas a la Virgen de los Milagros -le dice.
 -Como usted quiera, señor, pero tenga cuidado. las velas pueden ocasionar un incendio si le caen sobre la moqueta.
 -Tanto me da, Maripuri. España se me acaba y a mí no me importa nada.

 Nunca lo había visto tan bajo de moral. Hay que hacer algo, pienso, y se me ocurre llevarle unos polvorones y una botella de cava. Los compró mi doncella Maripuri esta mañana en el Mercadona.

 -¿Ya estamos en diciembre, Leta?
 -Como si estuviéramos en la mismísima Nochebuena. Hay que levantar esa moral, Felipe. 

 Mi Felipe VI devora los dulces navideños. Siempre fue muy dulcero. Menos mal que las grasas saturadas no le hacen engordar. Se bebe solo la botella de cava entera. Cuando acaba está feliz. No hay nada mejor para olvidar los problemas que unos dulces y una botella de cava. Entonces noto olor a quemado. Una de las dichosas velas a la Virgen de los Milagros está quemando la mantilla española que dejé tirada en una esquina de su despacho. Menos mal que he decidido no volver a poner una mantilla. He quedado con una mantilla negra menos.

Saturday, November 07, 2015

La República Independiente de Cataluña y los Urdangarines

 Cristina anda por Barcelona. Me dijo mi doncella Mariuri que mi cuñada está buscando trabajo para su Urdangarín en la República Independiente de Cataluña, donde también tendrán buenos curros los chicos Pujol. No creo que sea cierto, pero mi doncella insiste en la veracidad de sus informaciones.

 -Me lo contó el Pequeño Nicolás, mi Reina.
 -Eso es una mentira, Maripuri. El Pequeño Nicolás es un impostor.
 -Él dice que trabaja para los servicios secretos del Estado y debe ser cierto porque siempre va escoltado por la Guardia Civil.
 -Lo estarán vigilando, Maripuri, no escoltando. También vigilan a los Urdangarines. ¿O te crees que les estamos pagando la escolta a mis cuñados?

 Mi doncella Maripuri dice que es lo mismo que te escolten y que te vigilen. Se trata de llevar a unos maderos a tu espalda vayas a donde vayas. Es muy imaginativa.

 Yo lo único que me imagino es el juicio al que van a someter a mi cuñada los jueces y fiscales de esta España mía. Mi Felipe VI no quiere hablar de su hermana Cristina. 

 -Tenemos que hablar de temas serios, Felipe.
 -Mejor me hablas del Tercer Mundo.
 -Te hablaré de Dubai. Dicen que hay unos hoteles muy lujosos. Estuve pensando de ir por allí en navidades. A las niñas les encantará ver el desierto.
 -No podemos derrochar, Leta.
 -Allí nadie nos conoce, amor, y siempre nos regalan mil cosas. Todavía guardo un abrigo de piel de leopardo que me dio un jeque la última vez que estuvimos. Estoy pensando en ponerlo a subasta en eBay.
 -Ni se te ocurra, Leta. Te vendrá bien para nuestro exilio en Suiza. Allí hace mucho frío.

 Me pongo triste. Toda la familia en Suiza. Por allí anda Cristina con sus Urdangarines. Por allí anda mi suegro con su Corina. Por allí va a veces doña Sofía... Menos mal que me llama Pablo Iglesias para decirme que no va a jurar la Constitución.

 -No la acepto, doña Leti.
 -Tendrás que aceptarla para cobrar tu sueldo de diputado del Reino de España.
 -Sólo aceptaré la nueva constitución que haremos nosotros, doña Leti.
  
 Le corto. Este hombre no me anima. A los dos minutos me llama Albert Rivera. Quiere saber si tendremos turrones en Navidad.

 -¿Se encuentra bien, señor Rivera? -le preguntó.
 -Estoy calculando un nuevo IVA para los dulces de Navidad. Por eso la llamaba. Quería decirle que debe comprar sus turrones y polvorones antes de que los de Ciudadanos subamos el IVA hasta el 50%.
 -Gracias por la información.

 Cuelgo. Vamos de mal en peor. Rajoy nos quiso matar a recortes y estos dos nos quieren matar de espanto. Creo que voy a votar el 20 de diciembre por el Partido de los Defensores de la Tortilla de patatas que quiere montar mi doncella Maripuri. Por lo menos tendremos la comida asegurada durante 4 años.

Monday, November 02, 2015

Leonor cumple 10 años y consigue el Toisón de Oro

Diez años ha cumplido mi Leonor y le ha caído todo un Toisón de Oro encima. Es una joyaza. Mi hija no sabe el pastón que vale en una tienda de Compro y vendo oro, de esas que hay en casi todas las calles de todas las ciudades de este país nuestro. 

 -No lo quiero vender, mami -me dijo cuando su padre se lo colocó encima.
 -Yo tampoco quiero vender las joyas de mi joyero, hija, pero, en caso de necesidad, iría con mi joyero completo a una tienda de esas que compran el oro al peso y me ganaría un dinerito para ir al supermercado.
 -No le digas esas cosas a la niña, Leta.
 -Le estoy hablando de la realidad. Cuando vivía en Oviedo, pasé estrecheces económicas, amor. Todavía recuerdo cuando tuve que vender mi Barbie en una especie de rastrillo que hacían en Covadonga.
 -¡Leta!
 -Con lo que saque por la Barbie compré las libretas que necesitaba para quinto de la EGB.
 -¡Leta, por Dios!

 Me callo. Mi Felipe VI quiere criar a nuestras Herederas entre algodones y creo que lo está consiguiendo. Mis hijas aprecian mucho las joyas. Mi Leonor está entusiasmada con su Toisón de Oro y mi Sofía ya le ha pedido otro a su padre para su décimo cumpleaños. Mi Felipe VI se lo prometió. 

 Quien no se olvidó del cumpleaños de mi Leonor fue Albert Rivera. Nos llamó y quería darle la felicitación personalmente a Leonor. Le dije que la Princesa de Asturias todavía no trabaja.

 -Tiempo tendrá. De momento la mantenemos los padres.
 -Yo también mantengo a mi hija, Alteza.

 Le pregunté por las encuestas. No quería que me contara su vida personal. Todo lo que sé de don Albert es que está liado con una azafata resultona que lleva a todos los eventos oficiales. Es suficiente. Los chismes no van conmigo.

 -Las encuestas me son favorables, Majestad. Seré el próximo Presidente de España. Mi chica ya está pensando en como redecorar La Móncloa.
 -Yo de ella no lo pensaría todavía.
 -Es muy organizada. También piensa en la jubilación. Me convenció para hacernos unos Planes de Pensiones que complementarán nuestras pensiones de la Seguridad Social en su día.
 -Me asusta usted.
 -¿Usted no tiene Plan de Pensiones, Majestad? El Banco Santander tiene unos Planes de Pensiones muy ventajosos.
 -¿Le da comisión el Santander?
 -No, Majestad. Yo no soy corrupto. Los de Ciudadanos somos los más honrados.

 Deben serlo. Me contó el otro día mi doncella Maripuri que le mandaron de vuelta los vídeos de la serie Juego de Tronos que le había regalado Pablo Iglesias a mi Felipe VI con una nota que decía que no aceptaban regalos. Tampoco quisieron unas rosas que le mandé a la novia azafata de Albert Rivera por medio de mi jardinero contratado por horas a una empresa de trabajo temporal.

 Mi Leonor también rechazó algunos regalos. Fidel Castro le envío una muñeca hecha con papel de tabaco que mi hija no quiso y lo mismo hizo con unos zapatos de Carolina Herrera y un bolsito de charol que le mandó su tía Cristina envuelto en papel de regalo de El Corte Inglés.

 -Somos honrados -dijo también mi heredera.- Yo sólo quiero el Toisón de Oro que me regaló papá.

 Tanto lo quiere que no lo quita ni para dormir. Esta hija mía me ha salido más monárquica que la Isabel II de Inglaterra.

Saturday, October 24, 2015

Oviedo me quiere

 Oviedo me quiere. Lo pude comprobar estos días en las calles de la capital del Principado. Y iba con algo de miedo porque decían que los de Podemos sacaban a sus seguidores a la calle para hacer un motín en contra de la Monarquía de mi Felipe VI. Nada de eso pasó. Los ovetenses me recibieron como a su hija más predilecta. Son unos cielines.

 No se puede negar que triunfé en mi Oviedo. La gente me aplaudía a rabiar y yo saludaba como la Reina de España que soy. Todos eran piropos. Perdí cuenta de las veces que me gritaron guapa. Una señora me digo que quería casar a su nieto pequeño con mi Leonor. Le dije que tendría que esperar. Leonor todavía es una niña.

 A mi doncella no le gustó el vestido de Felipe Varela que llevé al evento. Me dijo que era un vestido de bailarina de una ópera triste.

 -Usted necesita un color que la ilumine, mi Reina. El negro es el color de los entierros -insistía.
 -No me hables de esas cosas, Maripuri. Hoy es un gran día. Mi Felipe VI va a dar un concurso que dejará a Artur Mas temblando.
 -Ese catalán independentista no tiembla, mi Reina. No lo asusta ni la cárcel. Recuerde que su mentor, el señor Pujol estuvo entre rejas en los tiempos de Franco.

 No quise recordar nada. No era día de política sino de moda. Iba a estrenar un vestido de Felipe Varela precioso en los Primeros Premios Princesa de Asturias. En la mano llevaría una carterita también de Felipe Varela. Iría preciosa. En Oviedo tendría motivos de verdad para quererme.

 El vestido no se arrugó nada. Tampoco perdió la forma la falda asimétrica que llevaba cuando me senté. Temía que el almidonado fuera a menos, pero no fue así. Felipe Varela cose como los ángeles.

 Mi Felipe VI temía que me robaran el collar que le regaló Alfonso XII a la Reina María de las Mercedes. Las perlas rusas son muy codiciadas por los ladrones. Le dije que no se distrajera. Lo más importante era el discurso.

 -Lee bien, Felipe. Que nadie diga que la ESO hizo estragos en tu educación.
 -Cuando yo estudiaba no había ESO.
 -Bueno, la EGB, que era lo mismo, pero con otro nombre.
 -Diré eso de que no nos separen los sentimientos.
 -Di lo que quieras, pero no insultes a los catalanes. Ya sabes que son muy susceptibles.
 -¿Digo que los queremos?
 -Quedarás mejor diciendo que España no se separa en trozos.

 El discurso fue un exitazo. Aplaudieron a rabiar. El nuevo duque de Alba era el que más aplaudía. Me agradó saber que la Casa de Alba sigue siendo muy monárquica. También aplaudió a rabiar Albert Rivera. Se acercó a besarme la mano y me presentó a su novia.

 -No me caso, Majestad
 -¿Vivirá en pecado con su azafata? -le pregunté.
 -Yo no soy católico. Soy aconfesional.
 -¿Cómo la Constitución española del 78?
 -Sí, Majestad. Soy muy constitucionalista.

 Marché con mi Felipe VI para nuestro hotel casi traumatizada. Pobre hombre. Tan joven y tan de derechas. Las encuestas se le subieron a la cabeza desde que los sondeos electorales dicen que Ciudadanos le roba los votos al PP. Intenté no pensar en él mientras cenaba en la intimidad con mi Felipe VI. Oviedo me quiere, volví a pensar. Eso me hace feliz.

 

Tuesday, October 13, 2015

Ejerciendo de Reina de la Hispanidad

 No cabe duda que soy la Reina de la Hispanidad. Sólo hay que mirar las muchas fotografías que me quitaron el Día de la Fiesta Nacional de esta nación nuestra que incluye a Cataluña entre nuestras tierras patrias. Brillé con mi vestidito azul Borbón y con mi moño postizo ejerciendo de Reina de la Hispanidad

 Estaban todos los importantes del Reino. No faltó el Presidente del Gobierno. Le dije adiós cuando me besó la mano. Creo que entendió que no le deseaba que gané las próximas elecciones generales. Con cuatro años, una ha quedado hasta las narices de tanta derecha. También le dije adiós a Albert Rivera. Me miró espantado. No comprendió que no soy fan de Ciudadanos. Me parecen muy parecidos a los del PP. Desde que supe que quieren aumentarnos el IVA del pan los odié. Yo nunca apoyaré a los políticos que aplastan a los pobres. Una sabe de donde ha salido.

 El desfile fue todo un éxito. Mis herederas iban muy guapas con sus vestiditos de Nanos. Leonor quería ir con unos vaqueros rotos, pero le dije que no era el caso.

 -Están muy de moda, mami -insistía mi Leonor.
 -Recuerda que eres la Princesa de Asturias, hija. No puedes vestirte como una poligonera.
 -No me veo vestida de nanos. ¿Me prestas un Felipe Varela, mami?
 -Ni hablar, cariño. Mis Felipes Varela son muy caros. Este que llevo hoy tiene una pedrería incorporada que vale un dineral.

 Tuvo que vestirse de Nanos, igual que su hermana Sofía. A mi Sofía tanto le da ir de nanos o de moda bazar chinos. Es una niña muy apañada. Mi doncella Maripuri dice que se parece a mi cuñada Cristina.

 -No lo quiera Dios -le digo asustada, cuando me lo vuelve a comentar-. Mis hijas se parecen a mi Felipe VI. Son unas Borbonas pasadas por los genes griegos de doña Sofía y matizadas por los Ortiz Rocasolano. ¿No ves lo educaditas que están? Froilán y compañía no saben comportarse como lo hacen mis herederas.
 -Tiene la risa de la Infanta Cristina, mi Reina.
 -¡Maripuri!

 Me paso el desfile militar mirando las risas de mi niña Sofía. No, no se parece a Cristina. No me la imagino sentada en el banquillo de los acusados cuando reine su hermana Leonor. Mi Infanta Sofía será pintora o algo así. Los pintores ganan mucho dinero vendiendo sus cuadros y no le roban a nadie.

 Los soldados siguen desfilando. Aparece la cabra de la Legión y todo se va acabando. Ahora tenemos que ir al Palacio Real a que nos besen las manos. Me he echado un montón de crema hidratante Dove para que no me resequen la mano con la saliva. Eso de que me besen la mano no me gusta mucho. Casi preferiría que me dieran un beso en el zapato. Se lo comento a mi Felipe VI.

 -No estamos en la Edad Media, Leta.
 -Pues lo parece. Mariló MOntero me acaba de hacer una reverencia que me ha hecho sentir Isabel de Castilla. 
 -Es muy monárquica.
 -Albert Rivera también debe ser monárquico. Casi se arrodilla a mis pies.
 -Por lo menos vino a la recepción. Pablo Iglesias declinó la invitación.
 -Ya vendrá, Felipe. Cuando sea Presidente del Gobierno de España no se perderá una fiesta.

 El Día de la Hispanidad llega a su fin. Mi doncella Maripuri me cuenta que Obama brindó con un vino español. No puedo acompañarlo en el brindis porque soy abstemia.

 -Brinde con fanta, mi Reina.
 -Brindaré con Coca cola. Será un detalle con los Estados Unidos de América.

 Mi Felipe VI queda a cuadros cuando nos ve levantar los vasos de Coca cola.

 -¿Y eso, Leta?
 -Estoy brindando por América.

 Se suma al brindis. Albert Rivera se acerca con su copa de cava catalán y la levanta al techo. 

 -Brindo por España y por sus Reyes.
 -Casi nada.
 -¿Cómo dice, Majestad?
 -Digo que es usted un patriota, señor Rivera.

 Albert Rivera vuelve a besarme la mano y chupa con su beso la crema hidratante Dove que todavía me quedaba pegada a la piel. Voy a tener que ponerme más crema en las manos si este hombre llega a algo en el Gobierno de España, de lo contrario acabará con la epidermis de esta Reina de la Hispanidad.

Tuesday, October 06, 2015

Trabajando como una Reina

 El trabajo de Reina de España es muy satisfactorio para mí. Me hace sentir la mujer florero más importante del Reino. Mi marido se dedica a las cosas serias y yo me dedico a la caridad. Cada día me hacen presidenta de más asociaciones dedicadas a ayudar a lo pobres. El trabajo de Reina de España no ha cambiado desde tiempos de Isabel de Portugal, aquella esposa del emperador Carlos que sale en la exitosa serie que está emitiendo tve.

 Afortunadamente, mi hija Leonor tendrá un trabajo más divertido. Se dedicará a las cosas serias del Reino como hace mi Felipe VI. Su futuro marido será el florero. ¡Ay, Dios! Me estoy poniendo triste. 

 No tengo motivos para estar triste. Cataluña va bien. España va mejor con Cataluña incluida en el todo. Los Urdangrines no son noticias. Los Marichalares tampoco. Mis hijas herederas llevan bien el inicio escolar... 

 Las niñas, de momento, sólo están mirando sus libros nuevos. Mi Felipe VI quería que cogieran los libros usados que comparten en el colegio, pero yo me negué. Unas Herederas de la Corona de España no pueden estudiar con libros usados por otros niños. Tienen que tener los nuevos libros que sacan las editoriales. Mi Leonor quería fotocopiarlos. Le dije que ni hablar. 

 -Hay que pagar derechos de autor, hija.
 -¿A quién se le pagan los derechos de autor? ¿A los herederos de Cervantes?
 -No, cariño. Se le pagan a los de la SGAE. Cobran por todo.

 Leonor me pregunta si la SGAE es como Hacienda. Sale lista la niña. Le explico que funcionan de manera parecida: tanto a Hacienda como a los autores hay que pagarles quieras o no quieras.

 Su hermana Sofía no se preocupa por esos temas difíciles. Prefiere jugar con sus Barbies. Les tiñe el pelo con los rotuladores de colores que le compré en Amazon y les hace unos vestidos de papel que me recuerdan la pobreza de los refugiados sirios que se acercan a nuestras costas europeas.

 -Voy a llevar tus muñecas a Felipe Varela, hija. Mi diseñador les hará unos vestidos decentes.
 -Hay que ahorrar, mami.

 Vuelvo a sentirme triste. Debe ser el otoño. Por eso regreso a mi despacho y me pongo a trabajar como una Reina. Es un trabajo fácil. Casi me sorprende que me paguen un sueldo por repartir donativos entre asociaciones destinadas a ayudar a los más desafortunados de mi Reino. Tiene razón mi doncella Maripuri cuando me dice que no encontraría un trabajo mejor ni que lo buscara en infojobs. Madre y Reina de España. Casi nada. Lo de madre, de momento, se queda en madre de dos niñas. No me animo a ir a por el varón por mucho que me gusten los bebés.

 

 

Monday, September 28, 2015

Estoy enamorada

 No sé ni qué pasó en Cataluña porque me fui al cine y a cenar en un restaurante barato con mi Felipe VI.  Teníamos que descansar de tanto ministro y del Presidente del Gobierno de España. Nos incordiaban hasta el punto de no dejar ni darnos un beso tranquilos. Si España se rompe, no hay nada que hacer. Mi hija Leonor dice que se puede arreglar con pegamento. No sé yo. A no ser que el pegamento sea dinero. Los catalanes son muy peseteros. Seguro que si les damos un buen cheque aceptan seguir siendo España.

 Estábamos en el postre cuando nos llamó Rajoy con una llamada urgente. Yo no quería que mi Felipe VI contestara, pero mi marido no aceptó mi sugerencia. Contestó y se enteró de que el PP se había hundido en Cataluña. Pedí una botella de cava barata para brindar mientras mi Felipe VI le daba el pésame a don Mariano por los pocos votos conseguidos.

 -En diciembre tendrá más votos, Presidente.
 -Las encuestas no dicen eso, Majestad.

 Volví a llenar mi copa de champán catalán hasta los bordes. Aquello había que celebrarlo. Decía el Presidente que ese chico de Ciudadanos le robó los votos. Mucha política para mis orejas. Me puse unos tapones en los oídos y soñé despierta con un país dividido en reinos y el PP desaparecido. Me empezaba a gustar mi nueva Patria.

 -Nosotros podemos ser los Reyes de todas las Españas, mi Rey -le dije a mi Felipe VI-. Yo estoy dispuesta a vivir en un palacio cada mes en todas las tierras de mi España dividida.
 -No frivolices, Leta.
 -Dime que me quieres.

 A mi Felipe VI se le iluminaron los ojos. Sigue amándome como en nuestra noche de bodas. Yo también lo quiero, pero algo menos. Para mí primero es un hombre con dinero, después es el padre de mis hijas, en tercer lugar es mi marido, en cuarto lugar es el yerno de mis padres... Una manera como otra de querer a un hombre, digo yo.

 Mi doncella Maripuri dice que a los hombres sólo se los quiere por la cartera. Es para lo único que valen: para ganar dinero y traerlo a casa. En eso no tengo queja. Mi Felipe VI gana lo suficiente como para que no pasemos hambre. Tenemos la nevera siempre llena de pescado congelado y de yogures. No puedo ser más feliz.

Tuesday, September 22, 2015

Animando a los niños de los colegios

 Los niños de hoy en día no están nada animados. Tuve que ir a un colegio a darles ánimos. Espero que ea suficiente porque una Reina de España no tiene tiempo para ir a todos los colegios de este país nuestro animando a los escolares. Creo que los dejé animados porque les dije que de mayores podrán ganar mucho dinero participando en el Gran Hermano. Reían felices.

 Mi Felipe VI se escandalizó cuando se lo conté. Me dijo que eso no se les decía a los niños. Los críos deben querer ser de mayores bomberos y profesoras, no seguidoras de Belén Esteban y compañía.

 -Quiero un país de trabajadores serios, Leta.
 -Yo quiero un país de personas felices y nada hace más feliz a la gente que el dinero. Sin dinero no puedes ir al supermercado ni a Zara a comprar modelitos low cost.
 -No discutamos, Leta. Estoy preocupado por Cataluña.

 Voy a mi despacho para ponerme al día con los periódicos. Nada nuevo hay sobre mi mesa. Cataluña se va con Artur Mas de esta España nuestra gracias al miedo que les mete a los catalanes Mariano Rajoy. A mí también me vienen ganas de irme. Se lo digo a mi doncella Maripuri.

 -Podemos emigrar a Cuba, mi Reina. Seremos refugiadas españolas usted y yo.
 -Tienes mucha imaginación, Maripuri.
 -Prefiero vivir en La Habana de los hermanos Castro que en la España de ese Rajoy que nos ha hecho más pobres a los pobres. ¿Sabe que anda por allí el Papa Francisco?
 -No sabía nada.
 -El Papa Francisco no hace ruido. Sólo habla de rezos y de esas cosas del catecismo. No habla de política.

 Decido hacer lo mismo que el Papa Francisco. Cuando me hablan de la independencia de Cataluña, hablo de lo solidarios que somos con los refugiados sirios.

 -Los acogemos a todos -le digo a mi suegra.
 -¿A los catalanes? -me pregunta doña Sofía.
 -A los sirios, suegra, y a los catalanes que se hagan refugiados cuando se independice Cataluña también. Los catalanes pueden ir a uno de esos centros de inmigrantes que tenemos. Son muy cómodos, sobre todo para las familias que tienen niños. Me contaron que tienen columpios en los jardines.
 -Tú no sabes lo que dices, nuera. En Estados Unidos perdiste la poca cabeza que tenías.

 Regreso a mi trabajo de dar abrazos y besos. Recuerdo que Diana de Gales iba a los hospitales a dar ánimos a la gente. Yo me acerco a otro colegio. Saco de mi bolso unos caramelos y se me acercan todos los alumnos. Creo que son sirios porque no hablan bien nuestro idioma español.

 -Somos repetidores -me dice una niña.
 -Yo estoy tripitiendo cuarto de Primaria -dice un niño con acné prematuro.
 -Sed felices, niños. España es un gran país les aseguro.
 -Es lo que dice Aznar.

 Me doy la vuelta y veo a Esperanza Aguirre. Le sienta mal la oposición. No se la ve feliz. Por eso también le doy unos caramelos de menta. Esperanza me da las gracias. Los caramelos hacen felices a niños y mayores.

Thursday, September 17, 2015

Fui la Reina de Georgetown


 Lo mejor de nuestra visita a Estados Unidos fue el recibimiento que nos dieron en Georgetown. Casi me vuelvo del PP entre tanto hijo de ricachón que aplaudía a rabiar al vernos pasar. ¡Aquellos sí que eran unos súbditos! Mi Felipe VI reía y yo casi lloraba de emoción. Los ricos son muy agradecidos desde su más tierna juventud. Todos los alumnos me besaron la mano y no me besaron el pie porque no les dejé. Una chica se arrodilló delante de mí y no había manera de levantarla. No sé qué me decía porque hablaba en un inglés que mis orejas no entendían. Mi doncella Maripuri me dijo que me decía que era monárquica. 

 -Los americanos son defensores de la Monarquía, mi Reina.
 -Pensé que eran republicanos, Maripuri.
 -Adoran a los Reyes. Una chica que conozco yo tiene fotos de los Reyes Godos en su habitación.
 -Cuando reinaron los Reyes Godos no se había inventado aún la fotografía, Maripuri. 
 -Esa chica que le digo, mi Reina, disfrazó a un amigo de Rey Godo y le hizo fotos.
 -No me líes, Maripuri. Tú sigue anotando los nombres de los americanos ricos que nos pueden ayudar a salir de la crisis.

 Maripuri me pasa la lista. La más importante es Paris Hilton. Cree, mi doncella que la rica heredera norteamericana estaría dispuesta a invertir en preferentes su fortuna.

 -Hay que ayudar a los bancos españoles, mi Reina. ¿Sabía usted que están cobrando comisiones por sacar dinero de sus cajeros? No tienen un duro. El día menos pensado Ana Patricia Botín sale a la calle Serrano con una escopeta para atracar a los paseantes por los madriles.
 -Entonces habrá que hacer algo, Maripuri.

 Les digo a todos los que me besan la mano que inviertan en los bancos de España. La mujer de Obama me mira con cara rara cuando le cuento que la banca española también acepta donaciones.

 -Todo el dinero viene bien para sacarlos de la crisis.
 -Comprendo -me dice la señora de Obama, y saca del bolso una chequera-. Tenga un dinero para la Cruz Roja.
 -Por favor, por Banco Santander -le pido.
 -Aquí tiene otro cheque para Cáritas.
 -Por favor -insisto-, pon Banco Santander.

 No hay manera de hacerla escribir el nombre de un banco español. La mujer de Obama sólo le da dinero a las organizaciones caritativas. Me habla de los refugiados y me ofrece unas lechugas de su huerto ecológico para alimentarlos.

 -Son muy sanas.
 -No lo dudo.
 -También te puedo dar unos tomates.

 Salgo del huerto dichoso arrastrando una caja de legumbres. Los americanos son unos tacaños. Mi Felipe VI corre a ayudarme al ver que no puedo con tanto peso.

 -¿Qué te han dado? -me pregunta.
 -Lechugas y tomates para los refugiados sirios que nos lleguen a la Patria.
 -Los tomates van a madurar antes de que lleguemos a Madrid, Leta. Tendremos que comerlos nosotros en el avión.

 No pienso comer ni un tomate y mucho menos esa lechuga rizada que parece más dura que la hierba que comen las vacas en mi Asturias natal. Maripuri tendrá que pensar qué hace con tanta legumbre ecológica. Mi cabeza está en otras cosas. Por ejemplo, en las fiestas que nos dan los Obama. Nos están presentando a los ricos más ricos de Nortemérica. Todos huelen a dólares.

Monday, September 14, 2015

Nos vamos a Estados Unidos

 Me siento feliz. He dejado a las niñas en el colegio y me voy a Estados Unidos con mi Felipe VI a vender la marca España. Seguro que los americanos ricos nos compran hasta esa muñeca Barbie que han fabricado con mi cara. Mi Felipe VI sólo piensa en venderles naranjas y verduras, pero yo sé que se les puede vender de todo. La mujer de Obama querrá comprar vestidos de Felipe Varela porque es muy copiona. Cuando vea mis modelitos de cerca, llenará su armario de ropa española. Amancio Ortega se va a forrar. Dicen que la Primera Dama de los USA compra también mucha ropa barata por eso de que es socialista. Le tendré que hablar de Zara, de Mango y de todas las marcas baratas de nuestra Patria. Ah... y de Tous. De hecho, llevo unos pendientes con ositos para regalárselos a ellas y a sus hijas. Mi doncella Maripuri quería que le llevara unos quesos manchegos, pero le dije que ni hablar. Prefiero regalar cosas que no sean de comer.

 -Los quesos manchegos son famosos en el mundo entero. Seguro que la señora de Obama los conoce, mi Reina.
 -No quiero que diga que engorda por mi culpa.
 -Bueno, pues recuérdele que los quesos manchegos son muy buenos. Ya sabe lo de la comisión.

 Mi doncella siempre me recuerda las marcas que me pagan una pequeña comisión por promocionar sus productos. Como todos los comunistas, Maripuri es muy pesetera. También lo es mi suegra. Doña Sofía me dijo que aceptara todos los regalos de los americanos.
 -Tenemos que ser honrados, suegra -le recordé.
 -Somos honrados, nuera, y también educados. Los regalos se aceptan y se les dan las gracias a quienes nos los hacen.
 -¿Así hacían Iñaki y Cristina?

 Doña Sofía cerró la puerta de mi despacho con un portazo. No aguanta que le hable de su hija Cristina y de su yerno ideal. Problema suyo. Pero no voy a pensar en los Urdangarines. Vamos a Estados Unidos de gira o como se llame eso que hacemos los Reyes de España por los países ricos. Van a flipar cuando me oigan hablando inglés. Mi inglés ha mejorado mucho gracias a unos cursos por correspondencia que hice en mis ratos libres. 

 Mi Felipe VI está en su despacho estudiando sus discursos. Quiere decirlos de memoria. Yo creo que es mejor que los lea para que no se le olvide nada. Tiene que pedirle a Obama ayuda para esos pobres sirios que nos quiere mandar la señora Merkel porque no le caben en Alemania. Yo le dije que le pida dólares, nada de mandarnos comida. La comida nos sobra, pero el dinero nos hace falta.

 Estoy loca de felicidad. Menos mal que mi doncella Maripuri también viene a América y me ayudará con los vestidos. Yo no estoy para nada. Mi cabeza sólo tiene alegría dentro. 

Thursday, September 10, 2015

Mi muñeca Barbie

 Estoy encantada con mi muñeca Barbie. Me mandaron una y compré 5 para mi colección de Barbies. Es una muñeca que se parece un poco a mí, pero no es exactamente como yo. Mis Herederas también están muy contentas con las muñecas. Leonor quiere una Barbie con su cara. Dice que se vendería como rosquillas en su colegio.

 -Todos mis compañeros la comprarían -me dice-. Están enamorados de mí. Mis compañeras morirían de envidia. Son unas lagartas.
 -¡Leonor!
 -Perdón, mami. Quería decir que mis compañeras son unas celosas. Dicen que me llevo de calle a todos los chicos del colegio. Maripuri dice que lo consigo porque soy muy guapa.

 Me empiezo a preocupar. Mi hija mayor empieza a tontear con los niños y esa no es una buena noticia para la Patria. Se la cuento a mi Felipe VI.

 -No me desconcentres, Leta. Estoy ocupado con el tema catalán. ¿No sabes que hay elecciones el día 27?
 -¿Van a votar independencia? -le pregunto.
 -Posiblemente. No creo que voten por el PP de Mariano.
 -Bueno, votarán parecido. Artur Mas y Rajoy son de derechas.

 Lo dejo leyendo la Constitución Española. Se la sabe de memoria, pero la sigue leyendo. Supongo que piensa arreglar lo de la independencia de Cataluña recitando un artículo de nuestra vieja Carta Magna a ese tal señor Mas que lo trae de cabeza.

 Mi doncella me recuerda lo de la vuelta al cole. A mis Herederas les faltan las mochilas.
 -Hoy vuelven al colegio con los libros en la mano. Jaime Peñafiel la va a critica, mi Reina.
 -Pues que me critique. Yo no doy para más. Ayer fui a una cosa de jueces con mi Felipe VI y regresé cansadísima. 

 Subo a mi habitación y me tiro en la cama. Lo siento por España y por mis súbditos, pero no puedo más. A mi lado pongo a esa muñeca Barbie con mi cara. Es preciosa. La muñeca no va a envejecer nunca. ¡Ay Dios! Me entra la depre. ¿Tendré que hacerme otro retoque? Esta semana no trabajaré más. Iré al que me mete el botox en la cara para que me diga si me puede meter más. Parece que me están saliendo otra vez las patas de gallo que me borraron el mes pasado.

Thursday, September 03, 2015

Regreso al curro

 He vuelto a mi trabajo de dar manos y abrazos como mujer trabajadora que soy. Por mí, no hubiera vuelto. Estaba muy feliz por Estambul con mis Herederas. Mi Felipe VI, en cambio estaba ansioso. No dejaba de hablar por teléfono con el Presidente, preocupado por esos sirios que huyen de la guerra.

 -¿No podemos acoger a más? -le preguntaba a Rajoy.
 -No -le contestaba el Presidente-. En España hay mucho paro.

 Lo del paro es cierto. Me dijo mi doncella Maripuri que han aumentado los desempleados en agosto.

 -Nadie le da trabajo a los pobres, mi Reina. Nos quieren más pobres esos capitalistas de mierda.
 -¡Maripuri!
 -Estoy diciendo la verdad, mi Reina.

 Intento quitarme tanto problema de la cabeza mirando los gastos de la vuelta al cole de mis Herederas, pero mi doncella sigue insistiendo en la pobreza de los parados españoles.

 -Un pensionista intenta comprar un trabajo para su hijo -me dice, señalando la noticia en el país.
 -¿Cuánto paga por un curro?
 -Cinco mil euros.
 -Le diré a mi Felipe VI que lo contrata. Con esos cinco mil euros compraré los libros de mis Herederas.
 -¡Mi Reina!
 -También me llegarán para comprar oros pendientes en Tous.

 Mi doncella Maripuri dice que me estoy volviendo frívola. Tal vez. Una mira los gastos de la vuelta al cole y se ve capaz de hacer cualquier cosa para que a tus hijas no le falten libretas. No me importa prejubilar al jardinero y contratar a ese chico del padre pensionista. Los cinco mil euros me vendrían muy bien.

 Ah... estoy leyendo el nuevo libro de la saga Millenium. No me convence mucho, pero os recomiendo comprarlo. Lo está leyendo todo el mundo. 




Tarot gratis

AMAZON











My Blog List

  • Mi bikini lechugas - Verde como las lechugas es mi bikini más lindo. En la playa da la nota, en mi casa marca estilo. Hace perder la cabeza a mis vecinos los chinos y...
    3 days ago
  • La casa de papel - http://www.atresplayer.com/television/series/la-casa-de-papel/temporada-1/capitulo-6-captulo_2017060400225.html ATRESPLAYER - Volver a ver vídeos de La ...
    3 weeks ago