Moda Letizia

EL DINERO TE HARÁ FELIZ...

EL DINERO TE HARÁ FELIZ...
Y NO NECESITARÁS UN PRÍNCIPE

ADPV

Amazon te vende....




Thursday, December 18, 2008

¡Feliz Navidad!






Doña Sofía manda mucho en La Zarzuela. Nuestros súbditos sólo tienen que contemplar nuestra tarjeta de felicitación navideña para darse cuenta. Yo jamás regalaré un tarjetón con un pesebre cuando sea la Reina de las Españas. ¡Antes muerta!

¿Qué pensarán nuestros súbditos ateos? ¿Y los agnósticos?... Seguro que los inmigrantes musulmanes no se sienten queridos por la Casa Real. ¡Dios mío! Me siento fatal.

Yo quería una postal laica. Un Papá Noel montado en un reno quedaría mucho mejor que este Niño Jesús que se le antojó a mi suegra.

-España es un país mayoritariamente católico -sentenció doña Sofía-, y su Monarquía debe estar a la altura de su religiosidad.

Mi cuñada Elena pegó debajo del belén una fotografía de sus hijos.

-Es un poco antigua -se excusó.

Cristina eligió una foto de sus niños más vestidos.

-Llevan moda catalana -nos explicó-. Se lo prometí a Montilla.

Yo abrí la cartera y quité un primer plano de mis Infantitas disparado por la niñera Rafaela un día que estaba menos republicana que de costumbre.

-¿No tienes una foto de Leonor disfrazada de angelita? -me preguntó doña Sofía-. A nuestros súbditos les gustaría ver a al Heredera del Heredero participando en el belén viviente de su colegio privado.

Me negué a entregar las imágenes privadas de mi Leonor para una cosa pública. Mis niñas serán Infantas de España, pero tienen intacto el derecho infantil a la intimidad que les garantiza la Ley del Menor.

Ya recibimos las primeras protestas por la postal religiosa. Mi Felipín se encerró en su despacho aquejado por un fuerte dolor de cabeza.

-El Príncipe teme no ser Felipe VI, mi Princesa -me comentó mi doncella-, y no es para menos: por Cataluña andan gritando que muera el Borbón Felipe V.
-Ya pidieron perdón, Maripuri.
-Pues espere usted a que en el desfile del Orgullo Gay le griten disparates a su suegra doña Sofía.
-Todavía estamos en Navidad, Maripuri.
-¿Tiene por ahí mi regalo, mi Princesa? Cesta de Navidad no quiero. Yo quiero dinero, euros de verdad, billetes grandes.
-¡Maripuri!
-Voy a poner en esa postal que quienes la reciban nos manden un donativo a La Zarzuela.

No se lo permití. Pedir es una vergüenza. Yo prefiero solicitar impuestos obligatorios. Es cierto que necesitamos dinero. La crisis me está dejando pobre. Pero no para pedir, sino para exigir un salario más digno.

Vuelvo a mirar la postal. ¡Qué guapas son mis niñas! Dos soles. Leonor, gracias a Dios, ya sabe cantar en inglés "Noche de paz", tal como demostró en la fiesta de su colegio. En Los Rosales la tratan con más mimos que me trataron a mí en mi colegio público de Oviedo. Pero, aun así, no me convence ese centro. Donde haya un colegio público que me quiten los colegios pijos.

Thursday, December 11, 2008

Treinta años de Constitución



La Constitución la celebramos con una fiesta cutre. Nada de desfiles militares, nada de copas, nada de canapés. Por no haber casi no hubo discursos. Pepe Bono, el presidente del Congreso, dijo unas palabras, supongo que dedicadas a su numerosa familia, porque algún diputado que había por allí le prestaba más atención a los periodistas. Los corrillos de siempre.

El sábado decían que la ministra Chacón andaba por Lisboa de fiesta.

-No merecemos esta ministra -me comentó un diputado pepero-. Es pacifista y nacionalista catalana.
-Yo no hablo de política -le dije siguiendo al pie de la letra los consejos de Su Majestad.

Rajoy se acercó para enseñarnos las fotografías de sus hijos.

-Mire, mire, Alteza. Son muy riquiños.

Casi me emociono con tanto amor de padre. Le di un codazo a mi Felipín para que aprendiera. Mi esposo no hizo caso. Escuchaba el discurso de Su Majestad por ambos oídos.

Doña Sofía , en una esquina del salón de los Pasos perdidos, hablaba de los niños porque la mujer de Zapatero ponía cara de pena. Doña Sofía le estaría contando con pelos y señales el accidente de bicicleta de su nieto Miguel.

Cuando izaron la bandera en la plaza de Coplón, mi corazón dio un vuelco. ¿Sería yo un día la Reina de España? Llamé a mi doncella para que me tranquilizara.

-El tarot no dice lo contrario, mi Princesa -me aseguró Maripuri.

Respiré aliviada y aplaudí con todas mis fuerzas.

Una señora con aspecto de mujer de militar gritó ¡viva el Rey! Yo sonreí para que la buena mujer se animara a gritar ¡viva Letizia! No hubo manera. España es un país tan machista que no grita vivas a la mujer más importante de la Familia Real, esta humilde servidora de la Patria.

Mi niña Leonor me envió un SMS: "te estamos viendo en la tele". Crucé los dedos. La niñera Rafaela seguro que les estaba dando una clase de republicanismo a mis Infantas.

Doña Espe hablaba de la crisis. Su experiencia en Bombay ya era agua pasada, pero la crisis le quitaba el sentido.

-Creo que voy a tener que apagar los radiadores y envolverme en una mantita, Alteza. No puedo permitirme tantos gastos ahora que voy a ser abuela.
-¿Su nieto no trae un pan debajo del brazo? -le pregunté.
-Sólo trae una boca para alimentar.

Me aparté de Esperanza y me acerqué a Gallardón buscando una conversación optimista. El alcalde también estaba triste.

-Rouco me prohibió hablar con el Papa, Alteza. ¡No voy a ir a la reunión de familias cristianas!
-Nosotros tampoco iremos. Somos una familia moderna.

Su Majestad señalaba el reloj. Había que marchar. Corrí hacia el coche oficial donde me esperaba mi Felipín.

-Papá tiene una cacería esta tarde, Leta.
-¿En Rusia? -pregunté.

Doña Sofía puso el grito en el cielo. Quería llevarnos al cumpleaños de Pablo.

-Pasaremos el puente en la casa de Crisitna y Juanito irá a esquiar a Baqueira. Nada de cacerías.

De la Constitución nadie habló. Mi cuñada Cristina tenía su casa-palacio llena de ejemplares de la Carta Magna.
-Las reparten los populares y yo no me puedo negar a coger un ejemplar -se excusó-. ¿Le traéis regalos a Pablo?
-Muy catalana te has vuelto, hija.
-La crisis me agobia, mamá.

A mí lo que me agobia es pedirle dinero a Zapatero. Cuando sea la Reina de España, nombraré a mis contables ministros de Hacienda y Economía. Mi contable Juan sabrá llevar mejor el Presupuesto que el ministro Solbes. Seguro que dice "todo para mi Reina". Voy a vivir mejor que María Antonieta, con el permiso de ese nacionalista catalán que grita ¡muerte al Borbón!. Dios no lo quiera. Mi suegro debe morir en la cama.

Tuesday, December 02, 2008

Tiros en Bombay y crucifijos por aquí




He decidido alejarme todo lo que el protocolo me permita de Esperanza Aguirre. Una mujer que sube a un helicóptero y sufre un accidente, va a Bombay y empieza a su alrededor un tiroteo, no es una buena compañía para una princesa que aspira a reinar. Mi Felipín cree que la presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid tiene buena suerte. Yo no opino lo mismo.

-Estoy segura de que no sobreviviría a tales experiencias, Felipe. Siempre fui miedosa.
-Tenemos que ir a verla, Leta. Tengo aquí unos décimos de lotería de Navidad que quiero pasarle por la espalda.
-¡Felipe! -exclamé escandalizada-. ¿Qué confianzas son esas?

Mi doncella nos rogó que no nos acercáramos a la presidenta de Madrid.

-La única lotería que atrae esa mujer es la de la guadaña. Aléjese de ella, mi Princesa, que un tiro perdido puede dejarnos sin la futura Reina Letizia.

Doña Sofía también se opuso a la visita.

-No quiero ser la abuela de dos Infantas huérfanas. Esperanza ya ha gastado dos vidas y, si no tiene más que tres, la próxima la palma. Voy a decirle a Juanito que no la vuelva a invitar a nuestras fiestas del Palacio Real. Podría provocar una catástrofe con su presencia.

Tiemblo. Me vienen ganas de recluirme en mi palacio como Juana la Loca y no volver a salir hasta mi proclamación como Reina de España.

-Majestad -le digo a mi suegra, pregúntele a don Juan Carlos si va a abdicar pronto. Quiero ser Reina lo antes posible.
-No te desesperes, Letizia.
-Imagine que Esperanza Aguirre atrae una revolución gloriosa como al que destronó a Isabel II. Yo no podría llegar a ser reina.

Doña Sofía no imagina tanto. Calla y entra en el despacho de Su Majestad sin llamar.

-Sofi, tengo audiencia con monseñor Rouco. No nos interrumpas, pro favor.
-¿Le estás pidiendo la anulación del matrimonio de Elena y Jaime? Yo prefiero que se reconcilien. No me gusta nada el nuevo novio de Elena, ese chico que le descubrió Peñafiel.
-Señora -la interrumpe Rouco-, venía a pedir la ayuda de la Monarquía para que no le quiten el crucifijo a los niños de Valladolid.
-¿Quiere que le conceda otra entrevista a Pilar Urbano, monseñor?
-Hable con Zapatero. Dígale que Dios tiene que estar presente. Dios nos salva. Salvó a Esperanza Aguirre de las bombas en la India.

Según monseñor Rouco, doña Espe siempre sale de su casa con un crucifijo en el bolso.

-Aquí les dejo unas cruces. Llevenlas a los colegios de los niños.

Mi doncella puso el grito en el cielo. Menos mal que Rouco ya se había ido porque, si la oye, la excomulga.

-Rouco es más capitalista que Esperanza Aguirre, mi Princesa. Para sus colegios privados pide dinero y par a los colegios públicos pide crucifijos.

Yo no puedo decir nada. Estoy cometiendo el imperdonable pecado de llevar a Leonor a un colegio pijo para que se le pegue la buena suerte de los ricos.

Thursday, November 20, 2008

Cumbre del G20




Gracias a Dios y a Sarkozy, nuestro Presidente consiguió una silla en la reunión de la refundación del capitalismo. España estará en Washington con una bolsa de millones para los banqueros y para todo capitalista en peligro de pobreza. No podemos permitir un rico venido a menos. Lo dice mi Felipín siempre:

-Los ricos se suicidarían, Leta. No saben vivir como pobres.

Se me encoge el corazón. Soy algo católica, y creo que el catecismo prohibe el suicidio y hasta lo castiga con el purgatorio. Le pregunto a mi doncella si ve algún banquero español viviendo en el purgatorio.

-Mi tarot sólo predice el más acá, mi Princesa. Y en el más acá, me sale crisis, paro, inflación y depresiones por no tener un trabajo remunerado.

Zapatero llama a Su Majestad para pedirle ideas para el nuevo capitalismo.

-Rajoy quiere una bajada de impuestos, pero no lo voy a contentar, Majestad. Soy un socialista que sólo acepta ideas progresistas.

Su Majestad le propone becar a los nietos de Botín.

-Sé que el presidente del Banco Santander está haciendo un esfuerzo para pagarles los estudios a los nietos en EEUU en estos tiempos de crisis.
-Tenemos que pensar en la tercera edad también, Majestad.

Don Juan Carlos propone regalarle un viaje del IMSERSO a la duquesa de Alba.

-La pobre Cayetana viajó con su novio a Italia por no poder permitirse una estancia en Benidorm como el resto de jubilados españoles.

Yo no entiendo nada. ¿Se ha acabado el socialismo? ¿No existe el comunismo? ¿Van a trabajar los pobres para los ricos? Mi Felipín, en cambio, ya entiende el nuevo capitalismo.

-Consiste en prohibir la pobreza, Leta. Alegra esa cara, mujer. No seremos pobres. Nuestras hijas seguirán educándose en Santa María de Los Rosales.

Zapatero está feliz. Lleva una mochila cargada de ideas. No podrán decir en América que en España no hay gente lista.

-Obama va a quedar con la boca abierta.

Y allá se fue. Espero que se sienta cómodo en la silla del frnacés Sarkozy. Yo no me sentaría en una silla que no pusiera España ni loca. Soy orgullosa.

-Usted no diga nada, mi Princesa. Deje que hable doña Sofía -me dice Maripuri.

Mi doncella sabe que mi afán de justicia no tiene cura. Si por mí fuera, los banqueros no llevaban ni un solo euro de los Presupuestos Generales del Estado.

-El capitalismo me trae sin cuidado. Soy roja.
-¡Leta -exclama mi Felipín.
-Roja y comunista.
-¡Leta, por favor! Piensa en nuestras hijas. ¿Quién las va a mantener?
-De momento las mantiene Hacienda.
-¡Leta!
-Y a ti también te mantiene Hacienda, Felipe. Y a mí. Y a tus padres. Y a tus hermanas.

Mi Felipín dice que debo estar embarazada. Sólo así se explicaría la hipersensibilidad que me produce el nuevo capitalismo.

Tuesday, November 11, 2008

Ganó Obama




En mi Palacio brindamos con cava catalán a las cinco de la mañana, nada más saber que Obama sería el presidente de los Estados Unidos de América. Allí estábamos todos ante el televisor: yo con los dedos cruzados, mi Felipín dormido, doña Sofía rezando y Su Majestad leyendo la prensa del día anterior.

-Voy a llamar a Pilar Urbano -dijo doña Sofía tras el brindis-. Necesito hablar, sincerarme, hacerle unas confesiones que vosotros no entenderíais porque no sois tan católicos como ella.
-Ni se te ocurra, Sofi.
-Juanito, por favor.

Su Majestad sigue enfadado. Dice mi Felipín que su padre jamás se había puesto tan furioso como cuando vio a Doña Sofía abriendo los telediarios.
-Temo que se separen, Leta -me confesó-, y tienen setenta años, una edad incompatible con el divorcio aceptable por cualquier hijo.

El día de la victoria de Obama no hablaron de divorcio, sólo brindaron y sonrieron por separado. Doña Sofía miraba a mi Felipín y don Juan Carlos miraba una fotografía de Zapatero que tenemos enmarcada sobre la chimenea del salón.

-El negro recibirá al Presidente -dijo doña Sofía.
-Se dice chico de color, mamá -la corrigió mi Felipín.
-¿Es negro o no es negro? -insistió la Reina.

Mi Felipín no la volvió a corregir. Cree que es mejor que dejemos hablar libremente a doña Sofía para que no tenga necesidad de sincerarse con Pilar Urbano.

La Reina habla mucho, y cada vez más. Le gusta la política más que a Manuel Fraga su escaño de senador por Galicia.

-Necesito hablar, Letizia, expresarme, decir lo que pienso. ¿Sabes que Juanito contrató una dama de compañía para mí? ¡No la soporto!

Conocí a la dama de compañía hace un par de días. Es una mujer autoritaria, con cara de inspectora de Hacienda, pelo cortado a estilo paje, mirada fría y voz de ordeno y mando. Se llama Maripili.

-Soy monárquica -me dijo nada más verme.
-Ya somos dos, hija. Yo quiero ser la Reina de España.
-De momento, ostento el título de duquesa de Parla con grandeza de España.

Casi me desmayo. Le pregunté a mi doncella si tal disparate era cierto.

-Sí, mi Princesa -me confirmó Maripuri-. Su Majestad la nombró duquesa de Parla.

Doña Sofía no la acepta. Mi suegra cree que cuando el marido contrata una dama de compañía para ti lo hace para tenerte entretenida.

-Peñafiel tiene razón: Juanito me sigue poniendo los cuernos con una aristócrata en Suiza. Ojalá me hubiera casado con el padre negro de Obama.
-Sería usted viuda.
-No, no, estaría casada con un segundo marido. ¿Segundo o tercero? ¿Cuántos maridos lleva la madre de Obama? Tengo que llamar a Pilar Urbano.
-Ahora tiene una dama de compañía, Majestad. Hable con Maripili. Yo hablo mucho con mi Maripuri.
-Voy a hacerte caso, Letizia. Tú me pones a pie de calle.

Doña Sofía y su dama de compañía hablan de Obama en la misma salita en la que mi suegra recibía a Pilar Urbano.

-Estoy pensando en adoptar un niño negro, Leta. El mundo está cambiando y España merece tener un infante negro -me dice mi Felipín.
-Tienes obamanía, Felipe. Olvídalo, anda. Ya bastante nos fastidió la herencia tu madre confesándose en un libro escrito por una periodista del Opus Dei.

Ha pasado una semana y Obama sigue en los telediarios. Lo envidio. Él consiguió ser presidente de su país y yo no soy más que una "negra" de mí misma. La Corona de España me parece inalcanzable a corto plazo.





Monday, November 03, 2008

Cumpleaños y libro

 
 
 
 Estos días anduvimos de cumpleños y de polémica. Doña Sofía cumplió 70 años a lo grande, abriendo los telediarios y poniendo al colectivo homosexual en pie de guerra.
 
 -Yo sólo hice lo que me aconsejaste, Leticia -se excusó-: practicar la libertad de expresión. ¿Por qué no iba a decir que soy contraria al matrimonio homosexual si así lo pienso?
 -Has dejado de ser una profesional, Sofi -le dice Su Majestad-. Nuestro hijo tiene más difícil llegar a ser Felipe VI ahora. Los gays no lo apoyarán.
 
 Mi Felipín está asustado. Le aterra que nos reciban con silbidos en las inauguraciones.
 
 -Me vienen ganas de no trabajar nunca más, Leta. Vas a tener que leer mis discursos.
 
 Doña Sofía dice que nos es para tanto. Siempre hubo descontentos. Ahora, por lo menos, contamos con el apoyo de la derecha.
 
 -En la COPE les chifló que sea antiabortista, contraria a la eutanasia y defensora de la familia tradicional. Rouco me felicitó por mi valentía.
 
 ¿Menuda valentía! Doña Sofía estaba guapa calladita. ¿Cómo vamos a ir mi Felipín y yo a Chueca de compras? Su Majestad me prohibió emitir un comunicado a favor del matrimonio homosexual.
 
 -La Familia Real sólo tiene una opinión -me dijo.
 -Mi opinión no coincide con la de doña Sofía.
 -Ocúpate de las Infantas, nuera. Mi nieta Leonor se está echando a perder con ese móvil que le regaló Felipe por su tercer cumpleaños.
 
 Mi doncella ve en su tarot manifestaciones en conra de la Monarquía.
 
 -La III llegará el Día del Orgullo Gay y Zerolo será el Presidente.
 -¿Qué será de mí, Maripuri?
 -Debe insistir, mi Princesa. Dígale a Su Majestad que abdique.
 
 Así lo hago. Doña Sofía no se lo permite. Ella quiere que se grite "ha muerto el Rey, ¡viva el Rey!"
 
 -Yo no tengo prisa, Leta -dice mi Felipín.
 -¡Pues yo sí! ¡Quiero ser Reina!
 -Lo serás, Leticia -me asegura doña Sofía-, igual que lo fue aquella amante de Napoleón que se casó con el primer rey de Suecia.
 
 La niñera Rafaela se nos pone del lado de los gays.
 
 -Soy transexual y defiendo a los míos. La ciudadana Reina tiene que pedir perdón.
 
 Cristina opina lo mismo. Pidiendo perdón se arregla el asunto.
 
 -Yo no quiero que me llamen facha en Barcelona, mamá. Hay que enviar un comunicado a la prensa diciendo que la Familia Real apoya a los gays.
 
 Elena aprovecha para hablar de lo suyo.
 
 -Quiero anular mi boda sevillana y lo voy a hacer. Necesito un divorcio definitivo para ser feliz.
 -Recuerda que soy contraria al divorcio, querida. Así se lo dije a Pilar Urbano. Sólo puedes regresar con Jaime o permanecer en le cese temporal de convivencia -le dice doña Sofía.
 
 Jaime Peñafiel llama sin cesar. Quiere una entrevista con doña Sofía. Según Peñafiel, doña Sofía debe hablar de sus crisis matrimoniales.
 
 -En mi vida admitiré que fui una esposa cornuda -murmuró doña Sofía.
 
 Por una vez estoy de acuerdo con Peñafiel: doña Sofía, en vez de sermonear a los gays, debió airear sus problemas matrimoniales. Es mejor estar en la prensa rosa que en los telediarios.
 
 
 

Wednesday, October 29, 2008

Premios 2008




Afortunadamente, la crisis no le restó brillo a los Premios Príncipe de Asturias. Pudimos darle un dinerillo a cada premiado, pagarles la habitación en el Hotel Reconquista y regalarles una escultura que, aunque no era de oro, vale lo suyo.

Yo creo que la crisis económica no existe. Es un cuento que nos cuentan los medios de comunicación. ¿Dónde está la crisis, vamos a ver?... En el teatro Campoamor todos los invitados estaban correctamente vestidos. Vi muchas marcas y ninguna era la barata Zara. Tampoco había crisis en el hotel. En mi vida vi más fabes que este año.

-Coma, mi Princesa -me decía Maripuri-. Sabe Dios lo que vamos a comer en los próximos meses.
-¿Tanta crisis sale en tu tarot, Maripuri?
-En mi tarot y en la EPA, mi Princesa. La Encuesta de Población Activa confirma el repunte del paro. En España ya hay gente que pasa hambre.

Mi doncella es una exagerada. La niñera Rafaela, en cambio, es más positiva.

-Acabo de reservar tres plazas en la cocina económica. Las ciudadanas Leonor, Sofía niña y servidora no pasaremos hambre gracias a la Iglesia cuando la crisis llegue a La Zarzuela.

Mientras mi Felipín leía un coñazo de discurso en el teatro, yo no podía quitarme de la cabeza el futuro. De momento no hay crisis, pero la puede haber.

-Oye, Felipe -le dije a mi marido-, ¿cuánto dinero hay en la Fundación Príncipe de Asturias?
-Ya repartí los cheques entre los premiados, Leta.
-Tú eres tonto. Les has dado nuestros ahorros.
-Calla, Leta, que tocan el Asturias patria querida.

Me puse a cantar. Allí cantaba todo el mundo. Hasta Su Majestad cantaba. ¿Y decían que hay crisis?

-La gente canta con la pena -me explicó más tarde mi doncella Maripuri-. Cantar es como llorar.

En el hotel me esperaba mi antigua profesora de inglés.

-Debes hacer algo por tus antiguas compañeras, Letizia. No tienen trabajo.
-¿Pasan hambre?
-De momento, les da Cáritas comida pese a que son ateas.

Le prometí a doña Estela darle un donativo a Cáritas Oviedo. En La Zarzuela no podemos contratar a más gente.

-No sé si hay crisis o no hay crisis, Felipe. Veo gente bien vestida, gente feliz y me cuentan que los comedores sociales tienen tanta clientela como los restaurantes -le dije a mi esposo.

Mi Felipín no quería escucharme. Prefería comentar con doña Sofía la música que tocaron en el evento.

-Niñas -les dije a mis Infantitas-, comed todo que dicen por ahí que hay crisis.
-Eso lo dice Zapatero -dijo mi Leonor muy seria-, pero no te preocupes, mami, la crisis acabará mucho antes de que yo sea reina. Nuestro Presidente tiene la fórmula para acabar con la crisis y se la va a contar a los norteamericanos.

Salí al pasillo y vi a Rafael Nadal.

-¿A dónde vas?
-A trabajar, Alteza. El Premio Príncipe de Asturias no da para vivir de rentas.
-¿Tú tienes crisis? -le pregunté.
-De momento no, Alteza.

Me fui a dormir tranquila. No estaban todos los españoles en crisis. Mi Felipín se acostó y no dormía.

-Felipe, ¿piensas en la crisis?
-No, Leta. Pienso en Zapatero. Su Majestad ya habló con Sarkozy, la reina de Inglaterra, el Papa, el Dalai Lama, Angela Merkel,..., y no hay manera de conseguirle una invitación para reunirse con Bush.
-Pues que vaya sin invitación.

Mi Felipín empezó a soltarme un rollo sobre protocolos y tonterías. Quedé dormida. Los discursos de mi Felipín me ahorran muchas pastillas para dormir.

Wednesday, October 22, 2008

Doña Cayetana y su novio




La duquesa de Alba vino a hablar con doña Sofía de sus amores con Alfonso Díez. Se declaró enamorada del funcionario.

-Lo amor como jamás amé a mis anteriores maridos -le confesó a mi suegra-. Quiero casarme, Majestad. Ayúdeme a convencer a mis hijos. Dígales que Alfonso en el mejor padrastro que les pude encontrar.

Doña Sofía se mostró comprensiva. Hablaría con los hijos de la duquesa cuando su agenda se lo permitiera.

-Puedo hacer un hueco el próximo mes de enero.
-Ay, no, Majestad. Quiero casarme antes y mis hijos deben estar presentes en mi tercera boda. ¿No puede llamarlos ahora mismo?

Doña Cayetana marcó los números de su prole en su propio móvil. Ninguno cogió la llamada.

-¿Ve porqué me tengo casar, Majestad? Soy una madre abandonada por sus hijos. A mis nietos no voy a llamarlos porque sus padres me los han puesto en contra para que no tenga quien me lleve la cola el día de mi boda con Alfonso.

La duquesa sacó un pañuelo bordado y se secó una lágrima. Me dio pena.

-Duquesa, le ofrezco a mis Infantas para llevarle la cola del vestido.
-Gracias, Letizia. Perdona, perdone, quise decir Alteza. Espere que le voy hacer una reverencia.

Ayudada por dos enfermeros, Cayetana de Alba se arrodilló a mis pies.

-Estas reverencias ya no se llevan, Cayetana -le dijo doña Sofía-. Estamos en una democracia socialista.
-Yo sigo siendo monárquica, Majestad.

Nos contó que se va a Egipto con Alfonso para vivir su amor lejos de la telebasura.

-Queremos besarnos sin que nos miren. En España hay mucha envidia.

La acompañarán los enfermeros y una dama de compañía.

-Es una chica muy maja -decía la duquesa-. La conoce, Alteza. Fue la última niñera de sus hijas, las Infantas Leonor y Sofía.
-Ya recuerdo.

Mi doncella le dijo que ya estaba bien de marcharnos con el personal. La poeta niñera era muy necesaria para educar a la Heredera del Heredero.

-Los nobles siempre tuvimos trovadores a la puerta de nuestros castillos, sobre todo cuando estábamos enamorados.. El amor necesita poesía, Alteza, y sólo Lúa le puede escribir versos en el idioma más poético de España.

Acabamos llorando como la Magdalena. ¡Cómo hablaba la duquesa! Se le notaba el amor en la voz y en las palabras. Maripuri me prestó su mandil para que me secara la llorera que me dio.

-Iremos a tu boda, Cayetana -le prometió doña Sofía.
-Faltarán mis hijos si usted no los convence de la idoneidad de Alfonso como padrastro. Es el hombre que quiero dejar viudo dentro de muchos años.

Nos lo puso al teléfono.

-Ya se lo presenté a Jaime Peñafiel por teléfono y a ustedes también se lo presento. ¡Alfonso! -gritó- Te paso a Su Majestad la Reina.

Mientras doña Sofía hablaba con el novio, doña Cayetana me confesó que es una mujer celosa.

-En España hay mucha lagarta suelta, Alteza. Usted también debe tener cuidado con do Felipe. Yo a mi Alfonso nunca lo dejo a solas como mi dama de compañía.

Cuando se acabó la audiencia, mi doncella echó las cartas. Estaba preocupada por mi antigua niñera.

-Lúa no se nos echa a perder, mi Princesa. Gracias a Dios, no nos sale un lío entre la dama de compañía y el novio de la duquesa.

Maripuri se preocupa por tonterías. Lo importante es el amor. Yo quiero que doña Cayetana se case y sea feliz.





Wednesday, October 15, 2008

Fiesta coñazo



En la Fiesta Nacional estuvieron todos los periodistas invitados al vino español, pero sin bloc de notas. Les dejamos claro que a los miembros y miembras de la Casa Real no se nos preguntan impertinencias, sólo nos pueden mirar, besarnos la mano derecha y arrodillarse a nuestros pies.

Mi cuñada Elena estuvo de los nervios durante todo el día.

-Marcho, papá -le decía a Su Majestad-. Me van a preguntar por Jaime.
-Calla, hija, calla, que ahí viene la bandera de Estados Unidos.

Nos pusimos de pie y le aplaudimos a la patria de Sarah Palin. Zapatero también apludía.

-El Presidente se ha puesto de puntillas -observó doña Sofía-. En este momento, piensa en Obama y le rinde respeto al futuro presidente de los EEUU.

Rajoy, en cambio, andaba un poco despistado. Yo creo que se aburría con tanto soldado. Al jefe de la oposición le van más los desfiles de ciclistas. La ministra de Defensa no le quitaba ojo de encima.

-Decir que esto es un coñazo... -murmuraba Carme Chacón-. Merecía que le quitaramos la nacionalidad.

Su Majestad pensaba lo mismo. Más tarde, en el besamanos, le echó una bronca a Rajoy por antipatriota.

-¿Hay alguién más patriota que un gallego? -le respondió Rajoy-. No, señor. Nosotros inventamos la morriña.

Mi Felipín quiso saber si el presidente del PP se había vuelto republicano. El de Pontevedra ejerció de gallego y no hubo manera de saber si apoyaba a los Borbones o conspiraba a favor de la llegada de la III.

-Defiendo los intereses de España y de los españoles -decía.

Lo dejamos ir hacia un corrillo de periodistas sin bloc de notas.

La mujer de un pepero que no conocía quedóa arrodillada a mis pies mirando mi nueva cara como si nunca en su vida hubiera visto una cara retocada.

-¡Maripuri! -grité-. Levanta a la señora y dale una manzanilla.

Mi doncella tuvo que atender a unas cuantas derechonas contrarias a la Monarquía.

-En los corrillos hablaban de su aumento de sueldo -me informó Maripuri-. Hay mucho republicano en el PP, mi Princesa. Republicanos y ateos. Gracias a Dios los socialistas son juancarlistas y letizieros.

Mercedes Milá se acercó a mí sin protocolo, me dió un codazo y me dijo:

-Compañera, ¿cómo están tus hijas?
-Perfectas.
-¿Cómo va la anulación de Elena y Jaime?
-Esa pregunta no procede.
-¿Cuánto te costó la nariz nueva?
-De eso no hablo.
-¿Es cierto que se os acabaron los nueve millones de euros este verano?
-Mercedes, por favor.
-Sé que Zapatero os tuvo que entregar en agosto otro cheque.

Su Majestad se acercó. Le sonrió a Mercedes Milá y le preguntó por los concursantes de Gran Hermano.

-Aquí pregunto yo, Juan Carlos. Recuerda que soy periodista y España es un país democrático. ¿En qué gastas el sueldo? ¿Comes percebes todos los días? ¿No sabes que hay crisis?

Doña Sofía dijo que el acto se terminaba. Suspiré aliviada. Pero quedé preocupada por nuestro futuro. Como sigamos así, dentro de unos años respetarán más a los concursantes de Gran Hermano que a mis Infantitas.

Wednesday, October 08, 2008

Tetas nuevas

 
 
 Mi nueva nariz me encanta, pero son mis nuevas tetas las que me apasionan. Son preciosas. ¡Qué tiemblen las princesas suecas! El próximo verano seré yo la que me lleve de calle a todos los paparazzi del mundo mundial.
 
 -Tápese, mi Princesa -me pide Maripuri cuando me ve luciendo delanteras por mis habitaciones privadas-. Los del "Interviú" consiguieron unas fotos de Aznar dándole besos a la ministra francesa embarazada y podrían conseguir un desnudo suyo.
 -Estamos rodeados de escoltas, Maripuri.
 
 Mi doncella dice que podemos tener un paparazzi metido a escolta o a camarero.
 
 -Peñafiel está muy informado, mi Princesa. Debe ser usted más desconfiada.
 
 Peñafiel no me quita el sueño. ¡Qué hable! Yo este agosto me he puesto guapa en un abrir y cerrar de ojos.
 
 -No te conozco, Leta. Antes eras una chica de clase obrera y ahora pareces una modelo de pasarela -me dice mi Felipín.
 -Pensé que te gustaban las modelos, Felipe.
 -Me gustabas más antes.
 
 Es la crisis de los siete años anticipada. Mi Felipín me empieza a mirar como un marido mira a la esposa. Cuando un hombre te dice que le gustabas más cuando te conoció, malo.
 
 -¿Su Majestad la sigue piropeando, señora? -le pregunto a doña Sofía.
 -Sí, querida, Juanito es muy español.
 -Pues yo ya no me acuerdo de la última vez que su hijo me llamó guapa.
 -Fue el día de la boda. Lo recuerdo perfectamente porque los micrófonos de TV1 recogieron el momento. Nos reímos mucho. Juanito y yo nunca habíamos pensado en la posibilidad de que nuestro hijo se enamorara de una chica como tú.
 
 Maripuri me tranquiliza: no ve mi divorcio en su tarot.
 
 -Usted es de las que sólo se divorcian una vez en la vida. Doña Elena, en cambio se volverá a divorciar.
 -¿Y Cristina?
 -A doña Cristina la sigo viendo con Iñaki, pero diferente. Volverá a arreglarse la nariz y se pondrá más pecho. Pero no ahora, mi Princesa. Doña Cristina esperará a que pase la crisis para recauchutarse.
 
 ¡Pobre Cristina! Eso le pasa por haberse casado con un trabajador. Hoy en día, si no eres la esposa de un príncipe, no hay manera de llegar a fin de mes. Te quedas en el día 15 y hasta el 30 sobrevives a pan y agua.
 
 
-Zapatero nos envía otro cheque, nuera -me dice Su Majestad-. El Presidente quiere seguir apoyando la Monarquía, la Conferencia Episcopal, los sindicatos, las ONGs y los Partidos Políticos.
 -Así me gusta.
 -También dará el 0´7% del PIB al tercer Mundo. Le preocupa el hambre.
 
 Mi doncella protesta. Según Maripuri, en España hay mucha pobreza.
 
 -En Galicia se cobran las pensiones más bajas del Estado. Ese 0´7% del PIB tiene que ir para los pensionistas gallegos más pobres y para los trabajadores sin empleo.
 
 Nadie le hace caso. Su Majestad y Zapatero piensan en la pobreza del Tercer Mundo. Yo pienso en mis bonitas tetas. Mis Infantitas piensan en jugar. Mi Felipín no piensa en nada. Los pensionistas pobres y los parados del país no nos importan. España es un país rico.
 
 

Friday, September 26, 2008

Bush regala millones




Tan malo decían que era Bush y ha resultado ser un buen hombre de buen corazón. Nada más ver el agravamiento de la crisis económica, sacó la chequera y repartió dólares entre los banqueros en apuros. Me emocioné al enterarme de la noticia. Yo lloraba y mi doncella me preguntaba si el motivo de mi llanto era un nuevo embarazo.

-¿Viene el varón, mi Princesa? No se preocupe por Leonor. Zapatero y Rajoy se pondrán de acuerdo para cambiar la Constitución antes del parto. Leonor seguirá siendo la Heredera del Heredero.
-Bush está haciendo caridad, Maripuri. ¿No es un milagro? Decían que era una mala persona, pero tienen su corazoncito. En el telediario dijeron que les firmó cheques de millones de dólares a los banqueros norteamericanos. Los salvó de la pobreza, Maripuri.
-¿Se encuentra bien, mi Princesa?
-Sí, Maripuri.
-¿Está segura de que su nueva nariz no le provoca fiebre?

Maripuri le quita la magia a la noticia. No vale para periodista. En la Facultad de Periodismo lo primero que te enseñan es cómo buscar en los teletipos las buenas noticias. Mi doncella, en cambio, sólo busca pecados. Se fija en los defectos de la gente.

-Bush defiende a los ricos, como los republicanos, los del PP, Zapaero y sus progres, los nacionalistas. El único político que nos defendió en España a los obreros fue Julio Anguita.

Dejé sola a mi doncella con sus reflexiones políticas y me acerqué al despacho de mi Felipín.

-¿Qué haces trabajando, Felipe? ¿No te has enterado aún de que Bush está regalando los millones de América?
-¿Qué dices, Leta?
-Ponte guapo que vamos a Estados Unidos. ¡Rápido! Espabila, hombre, que hay que llegar antes de que Bush acabe el dinero que está regalando.

Llamé a la ministra Chacón para pedirle un uniforme diabola.

-No soy militara -dije marcando el femenino como me enseñó la ministra Aído-, pero voy a ir vestida de generala de la Armada española.
-¿Cuántos trajes necesita, Alteza?
-Unos cien.
-Recuerde que para ir a EEUU hay que pedirle permiso al Presidente. Zapatero no quiere por nada del mundo que se deterioren las buenas relaciones diplomáticas del Reino de España con la República de los Estados Unidos de América.

Así lo hice. Zapatero, raro en él, estaba pesimista. empezó a decir que Bush sólo le daba dinero a los norteamericanos.

-Por lo menos me dará un aguinaldo para mis Infantitas. Le enseñaré las fotos de Leonor y Sofía a ver si le quito unos millones.
-Usted piensa que Bush es una hermanita de la caridad, Alteza. No lo pensaría si hubiera hablado tanto con él como yo. Mire, Alteza, Bush es un hombre que pasa cinco años repitiéndote machaconamente "hola, ¿cómo estás?" Es imposible quitarle otra frase por mucho que sonrías.

Imposible fue también recibir el beneplácito de Zapatero para ir a buscar millones a EEUU. Estoy empezando a pensar que ZP no sabe gobernar el país. ¡qué oportunidad estamos perdiendo, señor! Con esos millones yo acababa con la crisis en mi Reino. en fin, cuando sea Reina ya haré las cosas a mi manera. Y seguiré con mis cirujías estéticas. Creo que hablan por ahí de mis tetas nuevas. Son más bonitas que las de la Catalina del Duque.

Wednesday, September 17, 2008

Un colegio amurallado



Mi Leonor no quiere ir al colegio. Dice que prefiere repetir 1º de guardería antes de pasar un año como alumna de un colegio amurallado.

-No aguanto un patio rodeado por una muralla de tres metros, mami.
-Es para que no te vean los periodistas, hija, ten paciencia.
-Los primos de Barcelona van a un cole sin muralla, y el cole de los primos Marichalares tampoco está amurallado.
-Porque no son Herederos del Heredero -le expliqué-. Tú tienes que vivir más segura, cariño. No podrás salir de La Zarzuela sin cien escoltas ni asistir a colegios que no tengan murallas.

Mi Infantita empezó a llorar. Me apresuré a enumerarle las ventajas de una futura Reina de España:

-Firmarás las leyes, tomarás juramento a los ministros, no podrán meterte en la cárcel aunque atropelles a Jaime Peñafiel con tu Ferrari, podrás ordenar el secuestro de El Jueves, meterán en la cárcel a los que quemen tu foto, podrás casarte con un plebeyo pobre, irás de vacaciones a Mallorca, tendrás un yate, vivirás en palacios, nunca pisarás una oficina del INEM,...
-Eso no es cierto, mi Princesa -me interrumpió mi doncella-. Doña Leonor inaugurará una macro oficina de empleo en Vallecas cuando el paro alcance la cifra de diez millones de personas sin empelo.

Maripuri siempre pone una nota de tristeza en mi alegría. Los tarotista y los economistas siempre tienen una catástrofe económica para contarte.

-Estoy viendo en esta tirada de cartas a su ex cuñado Marichalar en la cola del paro. Doña Elena debería tratar mejor al padre de sus hijos, darle unos euros para vivir.
-¡Calla Maripuri! No te metas en las vidas ajenas que para eso ya está Peñafiel.
-¿Sabía que Peñafiel fue la semana pasada a medir el muro de Santa María de Los Rosales? Lo midió con una cinta métrica desde el andamio de los obreros.

Peñafiel es peor que un republicano. No tiene una palabra amable para esta Princesa. Si no se mete con el tamaño de mis tacones, se mete con los metros de la muralla del colegio de mi Leonor.

Doña Sofía dice que hay que poner más murallas. Quiere que amurallen las casas de sus hijas, nuestros palacios y los colegios de todos los nietos.

-Atacaron con un cóctel molotov la casa de Cristina, Juanito. Los gamberros ya no respetan a los escoltas. Antes veían una pistola con el escudo de la Casa Real y se apartaban, pero ahora no. Temo que nos guillotinen un día. ¿Dónde está Maripuri?
-Aquí estoy, Majestad.
-Dime la fecha exacta de proclamación de la III República.
-El tarot sólo me da una aproximación. Lo que le puedo decir fijo es que Zapatero será quien la proclame en un clima de paz.

Mi suegra insiste. Quiere amurallarnos a todos.

-Gracias a Dios, hay obreros de sobra para construir sólidas murallas. Voy a llamar a Fadesa.
-Ésos echaron el cierre, Majestad.
-Entonces llamo al Pocero.

El Pocero dice que no construye nada si no hay pasta. Él cobra al contado en tiempos de crisis.

-Venderé mis joyas -decide doña Sofía-. Lo primero es la seguridad de mis nietos.

Don Juan Carlos no quiere que venda nada. Las joyas siempre pasaron de reina a reina y no se pueden vender. Los dejo discutir. Subo a mi habitación y me planto delante del espejo. ¡Qué bonita es mi nariz! Tengo la nariz más bonita de las Españas. Mis hijas son unas niñas afortunadas: ya les he pedido vez para operarse sus naricitas en el año 2030, una vez que acaben sus estudios en los colegios amurallados. ¿Serán tan guapas como yo a los 36 años? Soy un bellezón, por eso mi Felipín me ama y me regala diamantes de 5000 kilates cada vez que cumplo años.

Thursday, September 11, 2008

Vuelta al cole en plena crisis




Zapatero nos envió poco dinero para financiar la vuelta al cole de los nietos de Su Majestad. Dice que al ministro de Economía le salen los Presupuestos Generales del Estado deficitarios por nuestra culpa.

-La Monarquía es muy cara, Altezas, ya lo decía mi abuelo y razón que tenía.

Mi Felipín calla y tiembla. Le tomo la mano entre las mías. Sé que piensa en la III, en esa que dicen que viene y nunca llega.

-Van a tener que enviar a los niños a colegios públicos -nos dice Zapatero.
-¡Jamás! -explota mi Felipín-. Iré a trabajar a Mapfre como mi hermana Elena si hace falta, pero mis Herederas asistirán a las clases de Santa María de los Rosales.
-Entonces yo regreso a TV1, Felipe. Ahora tengo un perfil bonito y seguro que me pagan un sueldazo.
-No permitiré que trabajes, Leta. Yo ganaré el pan de esta familia con el sudor de mi frente.

Su Majestad arregló el problema firmando un cheque con cargo a su cuenta corriente de Suiza.

-Los Urdagarines irán al Liceo francés de Barcelona, los Marichalares al Colegio Irlandés y las niñas Infantas a Los Rosales. Aquí está la pasta.
-¿Su Majestad podría firmar otro cheque para Montilla y Carod-Rovira? -preguntó ZP-. En Cataluña andan mal de dinero, señor.
-¡Qué trabajen!
-Ya lo hacen, señor. Trabajan en la Generalitat.

Su Majestad se negó a firmar el cheque. Dijo que tiene ocho nietos en edad escolar y debe pensar en ellos.

-Este año tengo que pagarles las pasantías de matemáticas a Froilán y a Juan Valentín. Están entrando en el fracaso escolar.
-Mis niñas también fracasan en matemáticas, señor, y no les pagamos pasantía. Sonsoles les da dos tardes de álgebra cuando no canta y las niñas consiguen aprobar todo en septiembre.

Zapatero está muy pesado estos días. Viene mucho por La Zarzuela a regatearnos nuestra asignación presupuestaria.

-¡Qué hay de mi sueldo? -me pregunta Maripuri-. Dígame si voy a cobrar en octubre, mi Princesa. Estoy viendo mucho gasto en uniformes, libros, matriculas, cirujías estéticas, y no sé si quedará dinero para mí.
-En Mapfre hay trabajo -le dice mi Felipín-. A mi hermana Elena le pagan un sueldazo por no hacer nada.
-Yo soy una trabajadora, Alteza, tengo el récord de la productividad de España. En una hora le echo las cartas a dos docenas de personas, incluida mi Princesa.
-Está prohibido el pluriempleo, Maripuri -le digo.
-¿Quién lo ha dicho? ¿Zapatero? Pues me da igual. Yo tengo una familia unipersonal que sacar adelante. Diga por ahí que pasen por mi consulta a que le lea el tarot. Dígaselo a Aznar, mi Princesa. Yo le puedo decir al presidente de FAES si el hijo de la ministra se Sarkozy es suyo o no.
-Ya sabe que no es suyo, Maripuri.
-El tarot dice que Aznar tendrá un hijo francés que estudiará leyes en la Sorbona y se casará con una hija de Sarah Palin después de tener un bebé en plena soltería adolescente.

Tapo los oídos. No me interesa el futuro de Aznar. Bastante tengo con el mío. ¿Aprobarán el curso mis Infantitas? ¿Me tendré que volver a retocar mi nariz? ¡Lo que daría por tener una nariz idéntica a la de Carolina de Mónaco!

Tarot gratis

AMAZON











My Blog List

  • Mi bikini lechugas - Verde como las lechugas es mi bikini más lindo. En la playa da la nota, en mi casa marca estilo. Hace perder la cabeza a mis vecinos los chinos y...
    2 days ago
  • La casa de papel - http://www.atresplayer.com/television/series/la-casa-de-papel/temporada-1/capitulo-6-captulo_2017060400225.html ATRESPLAYER - Volver a ver vídeos de La ...
    3 weeks ago