Moda Letizia

EL DINERO TE HARÁ FELIZ...

EL DINERO TE HARÁ FELIZ...
Y NO NECESITARÁS UN PRÍNCIPE

ADPV

Amazon te vende....




Wednesday, November 15, 2017

México lindo y bonito



 Regresé a México como Reina de España lo cual es un importante ejemplo para los trabajadores de este país y de todos los países del mundo. Una llega a un país vendiendo cigarrillos por los bares y acaba ocupando la jefatura consorte de un país europeo. Pero yo no fui para ser ejemplo de nada sino para apoyar a la Cruz Roja, una organización dedicada a la ayuda de los más necesitados que siempre recibió el apoyo de la Monarquía española. La Reina Victoria Eugenia, la a bisabuela de mi Felipe VI, se desvivía por la Cruz Roja. Todos sus ahorros iban para las enfermeras, hospitales, ambulancias y demás logística de esta maravillosa ONG.


 Me lo pasé de cine en México, lejos de la Cataluña rebelde y demás problemas de mi Reino. Estaba tan feliz que acabé bailando con los mariachis que cantaban como los ángeles. ¡Aquello era vida! Casi me dio pena Puigdemont, ese político que tenemos exiliado en Bruselas. Puigdemont es un hombre que le da pena a todo el mundo, sobre todo a los rusos y a alguna polaca que piensa que no hablamos con él. Pues sí, hablamos hasta aburrirnos, pero él no se baja de la burra de la independencia que separa a los catalanes en dos bandos. En todo caso, no quiero hablar de política. Lo mío, lo dije muchas veces, es reírme y vivir esta vida emborrachándome con las cosas bonitas que hay en la Tierra mundial.


 Mi doncella Maripuri vino conmigo a México. Maripuri no bailó porque decía que representaba a la clase trabajadora de nuestra España.


 -Voy a demostrarles a los mexicanos que los españoles trabajadores somos gente seria.

 -Hablas como Rajoy, Maripuri.

 -Yo no puedo hablar como Rajoy, mi Reina. Soy comunista a mi manera. El Presidente mariano es muy de derechas.

 -No hablemos de política Maripuri -le pedí.

 -Pues hablemos de moda. ¿Qué hace usted vestida de negro? Parece una viuda.

 -No me parece correcto vestirme de rojo.

 -Es correctísimo.


 Maripuri me vino con un vestido rojo demasiado corto. Yo creo que lo compró en una tienda de segunda mano de México ciudad. Le dije que no podía ser.


 -Prefiero ir de negro por si me salpican con el vino, Maripuri.

 -Usted no beba, mi Reina.

 -Beberé agua sólo.


 ¡Y menos mal que había agua! Nos sirvieron una carne picante que casi me mata. Era peor que los pimientos de Padrón picantes. Yo bebía y acababa con las jarras de agua. Los Presidentes de México se reían.


 -¿Más agua, Majestad? -me preguntaba el Presidente de México.

 -Sí, Presidente, mucha más.

 -El tequila apaga mejor la sed.

 -Yo sólo bebo agua mineral.


 Ahora estoy en mi España de vuelta. En esta España nuestra que casi no reparó en mi viaje a México. Miro las fotografías y me horrorizó. ¿Bailé con un cantante? Se lo cuento a mi Felipe VI.


 -Mientras no bailes con Puigdemont no tendré celos.

 -¿Te daría celos un baile agarradito con el señor Puigdemont, Felipito?

 -Muchos celos, Leta. Tendría que mandar el Ejército de Tierra para llevarlo directamente a la cárcel sin juicio previo.

 -No bromees, amor.


 Abrazo a mi Rey de España. Me pone la escena del baile con Puigdemont. Pensándolo un poco, Puigdemont es sexy. Tiene un flequillito muy mono y también tiene acné. Su mujer es muy afortunada con un marido tan mimosín. Pero yo soy fiel a mi Felipe VI. Que quede claro.


------------------

http://dinero-beruby.blogspot.com/ 




Wednesday, November 08, 2017

Me gusta la camiseta azul-lila de la selección


 Me gusta mucho la nueva camiseta de la selección de fútbol. Es una camiseta estridente, con una zona de color azul-lila que enamora. Yo no entro en la polémica. Para mí es azul-lila, y mi doncella Maripuri opina igual que esta Reina de España. Mi Felipe VI no opina. Dice que tiene la cabeza que no da para más con el problema de Puigdemont y sus asociados.


 -Ese hombre anda por Bruselas dando pena, Leta.

 -¿Lleva la camiseta de la selección?

 -No digas tonterías, Leta.

 -Puigdemont debería pasear por la capital de Bélgica con la nueva camiseta de la selección española. Sería una manera de mostrar lealtad a la Constitución española de 1978.

 -No sé quién le pagará el hotel.

 -No le cobran amor. Tú lo has dicho: Puigdemont da pena y no le cobran en el hotel, ni en el restaurante, ni cobran ese avión que le llevó a los alcaldes de las varas para darle ánimos. Es un fugitivo simpático.

 -Mejor sería que no bromearas, Leta. Lo de Cataluña es cosa seria. Creo que está detrás Rusia.


 Me pongo seria. Le preguntó a los dos ancianos Presidentes que vinieron de Israel a visitarnos si saben algo sobre los espías rusos en nuestra Cataluña. No saben nada, me dicen por señas. Insisto. Vuelven a decir por señas que no saben nada o no escuchan. Ya no sé qué me dicen. 


 -No moleste a los abuelitos, mi Reina -me pide mi doncella Maripuri-. Es mejor que mire yo en mi tarot si veo rusos por Cataluña haciendo una frontera de separación con la Patria española.

 -¿Se ve en el tarot?

 -Sí, mi Reina. Dicen los Arcanos Mayores que Cataluña se queda donde está por mucho que los rusos intenten confederarla con Moscú. Ya han fracasado en su intento de llevarse a Puigdemont a Siberia. Le ofrecieron un exilio dorado en su zona más fría, y no hubo manera de que aceptara. Lo único que han conseguido es que el ex Presidente de la Cataluña Constitucional se apuntara a un curso online de ruso. 

 -¿Habla ruso Puigdemont?

 -Empieza a hablar como un niño. Dice mi tarot que se le entiende bien, pero debe mejorar la pronunciación de los verbos irregulares.


 Quedo a cuadros. Yo no sé qué decir. Abro la caja que nos enviaron con camisetas de la selección y voy probando. Tengo que quitar de mi cabeza a ese Puigdemont del exilio. En el fondo me da pena. Es un hombre delicado y no creo que resista bien la cárcel. Se nota que necesita andar, hacer ejercicio y comer muchos nutrientes. En las cárceles españolas se está bien, pero no me gusta que haya políticos entre nuestras rejas. Nos salen caros los políticos en la cárcel. Los consejeros de Puigdemont están a dieta blanda y eso sale carísimo. Me dijo el Ministro de Hacienda que tienen tres cocineros preparando purés para los políticos encarcelados. Me dan tanta pena que les voy a enviar las camisetas de la selección. Seguro que me lo agradecen. Son unas camisetas que le gustan mucho a Pablo Iglesias. ¿Le gustarán también a los políticos presos?



http://newyorkchic1.blogspot.com/ 




Wednesday, November 01, 2017

Mi Leonor cumplió 12 años




Estamos hasta arriba de regalos para nuestra Leonor, pero no podemos aceptar todos los obsequios. Hay que tener en cuenta el código de la honradez del Reino. Por eso empezamos a devolver los regalos de las personas afectadas por el delito de corrupción. Por ejemplo, los regalos de los Urdangarines. Mi Leonor estaba muy entusiasmada con un vestidito rojo que le había mandado su tía Cristina.


 -Es igual al de mi foto oficial, mami. ¿No me lo puedo quedar?

 -Por supuesto que no, cariño. Tu tía Cristina fue imputada en un caso de corrupción y declarada tonta por la jueza. Sería un escándalo que la gente te viera por la calle con un vestido comprado con el dinero procedente de algún chanchullo que tiene por Suiza con su marido.

 -Nadie sabría quien me compró el vestido.

 -Todo se sabe en este país nuestro.


 También le envió un regalo el señor Puigdemont. Era una pulsera de oro de mentira. Venía en una cajita con un sello del Reino de los Belgas.


 -Es un hombre educado -comentó mi Felipe VI.

 -Decías que era un traidor.

 -Devuelve el regalo.

 -No sé por dónde anda.

 -Tú lo mandas al hotel de Bruselas donde se alojaba ayer.


 Me informó antes de hacer el envío. Me dicen los de la recepción del hotel que Puigdemont ya se ha empadronado en su hotel. Tomo nota. Después vuelvo a meter en la cajita la pulserita de oro falso y se la doy a mi doncella Maripuri para que la lleve a Correos.


 -Voy a escribir Catalonia is Spain, mi Reina.

 -No fastidies las cosas más, Maripuri, por favor.

 -Pondré Catalonia is Spain y Gibraltar español. Después firmo con mi nombre de verdad.


 La dejo por imposible. El señor Puigdmont conoce a mi doncella Maripuri y seguro que no se extraña de su patriotismo. Yo no soy más práctica. No puedo perder el tiempo poniendo banderas de España en las ventanas ni haciendo vestidos con la tela patria. Estos días soy una madre de una niña de 12 años que está de cumpleaños con velitas y tarta. Una no da abasto.


 -No comas más tarta, hija, que hoy no tocan dulces.

 -Es festivo -protesta mi Leonor-, y puedo comer un trozo de tarta, un bombón, dos caramelos y un helado de chocolate.

 -Comerás sano. Hoy tocan lechugas de nuestro invernadero y unas zanahorias tiernas más un trozo de carne de pavo horneada a 100º C.

 -Eso lo comen los conejos.


 Es horrible batallar con una preadolescente. Le recuerdo que el chocolate le provocará un acné horroroso y que el azúcar es malísimo, pero nada. La dejo por imposible. Encima aparece doña Sofía con más chuches.


 -Su nieta mayor parida por esta Reina de España tiene 12 años -le recuerdo.

 -Todavía es una niña.


 Llena de besos a la Princesa de Asturias y todavía le sobran besos para la Infanta Sofía. Para quien no le sobra ningún beso es para don Juan Carlos. Le pongo el cuadro con su foto por si quiere darle un beso y no le da ninguno.


 -¿Por dónde anda? -me pregunta.

 -Creo que está en Suiza.

 -¿Con Corinna?

 -No, suegra. Su Juanito está con los Urdangarines. Creo que tiene negocios con Iñaki.

 -No digas disparates.

 -¿Quiere que le hable de Puigdemont?

 -¿Quien es Puigdemont?

 -Es ese pobre hombre que tenemos exiliado en Bruselas. Estoy pensando en decirle a los Reyes de los Belgas que le den cobijo en uno de sus palacios. En un hotel se vive muy mal. 

 -No hables de política, nuera.


 Le hago caso. Le echo mano a la tarta de Lonor y la reparto con mi doncella Maripuri. Mejor la comemos nosotros antes de que Leonor se nos ponga obesa con tanta tarta. Es una tarta muy rica, con mucho chocolate y con las velitas apagadas. Yo creo que las velas son comestibles, pero mejor las dejo. No vaya a ser que me hagan daño en mi delicado estómago. Mejor las chupo y las tiro.



http://diariodeunamissculta.blogspot.com/



Saturday, October 28, 2017

Cataluña no me quita el sueño


Mi Felipe VI dice que Cataluña no lo deja dormir. A mí Cataluña no me quita el sueño. Duermo como una bendita. Además, ¿cómo no iba a dormir con lo cansada que estoy? Nunca en mi vida había trabajado tanto. Tengo que ir a todos los eventos sola porque mi santo esposo no está para nada que no sea estar en su despacho hablando por teléfono con sus políticos. ¡Y menos mal que son todos hombres! Estaría celosa si tuviera mucho trato con Soraya Sáenz de Santamaría. La vicepresidenta de Rajoy no es guapa, pero las feíllas suelen ser espabiladas. Podría dejarme sin Rey de España en casa. Mi doncella Maripuri no cree que sea para tanto, pero ella nunca estuvo casada. No sabe como te roban los maridos las espabiladas.


 -El Rey le es fiel, mi Reina -me recuerda cuando me nota celosa.

 -No le queda otra.

 -Además, no tiene tiempo para mirar a las mujeres guapas.

 -¿Tú crees que mira a Inés Arrimadas? 

 -¡Por Dios mi Reina! Inés Arrimadas está casada.

 -También está casada Soraya Sáenz de Santamaría, y ahora es la Presidenta de Cataluña.

 -¿Presidenta de Cataluña?

 -Sí, mi Reina. La nombró Rajoy.


 Yo no entiendo este país. Como me descuide ese Presidente barbudo nombra a mi cuñada Cristina Reina de Cataluña. Me paso por el despacho de mi Felipe VI. No quiere saber nada. 


 -Pues yo tengo que saber si Rajoy nombra Reina de Cataluña a tu hermana Cristina.

 -Cristina es Infanta de España y seguirá siéndolo.

 -¿Nombrará a Iñaki Rey de Cataluña?

 -¿A Urdangarín? Por favor, Leta. Nuestro cuñado Iñaki será el Rey de la Cárcel cualquier día de estos.

 -Una gran noticia.

 -Una tristeza, Leta. 


 Todo es una tristeza: lo de Cataluña, lo de Urdangarín, la comida que se le quemó a mi doncella Maripuri porque se me pone a escuchar la radio y se olvida de apagar el horno. Hasta es una tristeza que a mi hija Leonor no le guste mucho la política. Mi Leonor sale más por lo social. El otro día me dijo que quería ser monja.


 -No puedes, cariño. Eres la Princesa de Asturias y España te necesita para heredar su Corona.

 -Quiero tener una experiencia mística, como Santa Teresa de Jesús.

 -Pareces Tamara.

 -¿La hija de Isabel Preysler? No, mamá. Yo soy más santa. Lo dice mi hermana Sofía.

 -Espero que tu hermana no quiera vivir una experiencia mística.

 -Sofía quiere ser modelo.

 -Vaya, vamos mejorando.

 -Quiere irse a vivir a Cataluña con el permiso de nuestro padre el Rey de España.

 -No es un sitio seguro para una Infanta de España.

 -Lo fue para nuestra tía Cristina.

 -Eran otros tiempos.

 -Sofía no quiere irse ahora. Sabe que es menor de edad. Esperará a la mayoría de edad para independizarse. Yo la apoyo. No quiero que me haga sombra en Madrid.


 Mi cabeza da vueltas. Cataluña no me quita el sueño, pero mis Heredaras sí. Están entrando en la adolescencia y se me ponen difíciles. No sé si acabaré llamando a Rajoy para que les aplique el artículo 155 de la Constitución a la Princesa de Asturias y a la Infanta Sofía.


--------------------

http://newyorkchic1.blogspot.com/ 




Saturday, October 21, 2017

En Asturias con los All Blacks


Me fui a Asturias con mi suegra y con mi Felipe VI para que mi santo no hablara nada de política. Yo iba  a pasarlo bien y conseguí reírme gracias a los All Blacks, los chicos del rugby de Nueva Zelanda. Nunca había visto un partido de rugby, pero, después de verles el baile que hacen cuando ganan, voy a ver todos los partidos que echen en la tele. Es una pasada. Los All Blacks son mucho más interesantes que los del Barcelona y los del Real Madrid juntos. Yo me vine arriba al verlos bailar. Quise gritarles un olé, pero no me atreví porque los Premios Princesa de Asturias son cosa seria.


 -Tengo que decir algo sobre Cataluña, Leta -me susurró mi Felipe VI al oído.

 -No digas que les mandas al Ejército de Tierra.

 -Hablaré de un inaceptable intento de secesión.

 -Los hombres lo jodéis todo siempre.

 -No digas tacos, Leta.

 -Y tú no hables de política en los premios a la poesía y al deporte y a no sé cuántas cosas más que llevan el nombre de nuestra hija, la Princesa de Asturias.


 No me hizo caso. Soltó una frase sobre Cataluña, pero pasó bastante desapercibida porque allí estábamos todos muy alegres por el baile de los All Blacks. Yo estaba tan emocionada que corrí a abrazarlos cuando terminó el acto.


 -Hablan neozelandés, mi Reina -me dijo mi doncella Maripuri.

 -Me entenderé con ellos con mi inglés de yes, yes, yes.


 Poco pudimos hablar. Los periodistas rodeaban a mi Felipe VI buscando unas palabras más contundentes sobre la independencia de Cataluña. Mi Rey no les hacía mucho  caso porque estaba contando las banderas de España que adornaban las ventanas de las casas. Vino a decirme que ganábamos el referéndum. 


 -¿Qué referéndum? -le pregunté.

 -El que habrá en toda España cuando toque.

 -Pensé que no querías ningún referéndum.

 -Quiero volver a la España anterior a los Reyes Católicos, una España dividida en Reinos Godos.

 -La sidra está haciendo estragos en ti, mi amor.


 Yo volví con los All Blacks. Les pregunté si se ganaba mucho dinero haciendo aquellos bailes. No me entendían. Se limitaban a reírse y a besarme la mano. 


 -Son tímidos, mi Reina -me dijo mi doncella Maripuri.

 -Pues no lo parece.

 -Usted piense en seguir siendo Reina de todas las Españas.


 Es lo que estoy pensando mientras guardo mi vestido bordado. Es un vestido muy oriental. Estoy dudando entre llevarlo a la tintorería o meterlo en la lavadora. Mi suegra doña Sofía dice que hay que ahorrar. La pobre lleva años sin estrenar vestido porque piensa en el exilio. Yo sólo pienso en vivir a todo trapo porque esta vida hay que vivirla, y que no me hablen de política. Voy a abrir otra botella de sidra y a brindar porque está calentando el sol.


----------------


http://tiendacoruna.blogspot.com/ 




Friday, October 13, 2017

Una Fiesta Nacional triste


Como decía la madre de mi doncella Maripuri, después de las risas vienen los lloros. Lo que iba a ser una Fiesta nacional feliz acabó siendo una Fiesta nacional triste con el trágico fallecimiento de uno de nuestros soldados del ejército del aire en su avión de guerra. La vida es así de dura. Por eso elegí un traje gris topo. Una Reina de España como yo lo sabe todo. Sabía que algo iba a pasar. No me temía lo del avión que se accidentó. Yo pensaba en unos cazas rusos pagados por Pugdemont y sus independentistas bombardeando el Paseo de la Castellana. Mi Felipe VI me pide todos los días que cambie mis pensamientos pesimistas, pero no puedo. Estoy triste y hasta triste me visto.


 Mis Herederas tampoco andan muy contentas. Mi Leonor piensa tanto en Cataluña que pierde el apetito. Yo le ordeno comer, pero no hay manera.


 -Tú tampoco comes mucho, mami -me dice.

 -No mires lo que hace tu madre, hija, tú mira lo que te dice tu madre.

 -No tengo ganas de nada. Ese señor Puigdemont no es un buen vasallo.

 -¿Vasallo?

 -Dice mi profesora de Historia que los Presidentes de las Comunidades Autónomas son vasallos de los Reyes de España.

 -A ti te están enseñando la Historia mal.

 -Centrémonos en el desfile, mamá.


 Le hice caso. Al lado de Leonor, mi niña Sofía estaba que no podía con sus dolores. Hace unos días se cayó del caballo en el monte de La Zarzuela y anda dolorida la pobrecita. Le dije que podía enseñar la venda de su mano derecha, pero no quiso.


 -Una Infanta de España no enseña sus heridas.

 -Hablas como tu padre, cariño.

 -Soy una Borbona.

 -¡Y qué lo digas!


 Sofía saludaba con la mano izquierda a políticos, a los conocidos, a periodistas, a los soldados, a los que nos traían botellas de agua al palco y también quiso saludar con su mano izquierda a la cabra de la Legión.


 -¿Qué haces, hija? -la reprendió mi Felipe VI-. La cabra no se saluda con la mano. Hay que ponerse firmes delante de la cabra de la Legión y de la bandera de España.


 Entonces mi Sofía hizo un saludo militar con su mano izquierda y la cabra de la Legión siguió su camino. Me vinieron ganas de comprarla. No sería mala idea tener en casa como mascota una cabra que da leche y trae cabritillos cuando toca. Lo pensé todo el día.


 Ahora estoy en mi Palacio con la mano derecha vendada igual que mi niña Sofía. Yo no me caí del caballo. La mano derecha me la jodieron los dos mil apretones de manos que me dieron mis fans. Esto de ser una Reina de España amada y admirada es un trabajo de alto riesgo. 


---------------------

http://diariodeunamissculta.blogspot.com/ 




Monday, October 09, 2017

Soy una Reina democrática


 Estamos esperando la declaración de guerra por parte de ese Puigdemont que nadie entiende. Mi Felipe VI le riñó el otro día a través de la televisión de todos los españoles, pero él ni caso. Yo creo que no sabe lo que es la democracia. Le dije a mi Felipe VI que podría ir a darle unas clases de Constitución española del 78 con mi doncella Maripuri, pero mi Rey de España me dijo que ni hablar.


 -Podría matarte, Leta.

 -Tengo seguro de vida, amor -le recordé-. Nuestras hijas cobrarían una elevada indemnización.

 -No bromees con esas cosas, Leta. Ese hombre va en serio. Quiere la guerra entre España y Cataluña.

 -¿Y por qué no hablamos?

 -Porque no nos entendemos.

 -Mi doncella Maripuri podría haceros de traductora. Traduce muy bien el castellano al gallego y seguro que Puigdemont entiende mejor el gallego que el idioma de Cervantes que hablas tú.


 Mi Felipe VI se encierra en su despacho. No quiere escucharme. Tampoco escucha a su padre, el Rey emérito. El pobre don Juan Carlos llegó ayer con una novia que le es fiel desde hace muchos años y lo echó. Doña Sofía tampoco lo quiere en su chalé. No le abrió la puerta, y eso que al chalé de doña Sofía llegó sin novia.


 -No tenemos ningún acto oficial de aparecer juntos -se justificó mi suegra cuando le pregunté por su actitud.

 -Deberían hablar.

 -Yo no hablo con don Juan Carlos. Cuando quiero decirle algo le envío una patrulla de la Policía Nacional.

 

 Empieza a pensar que soy la única democrática, la única que habla, la única que riñe a la cara, sin televisiones, sin radios, sin comunicados de prensa y sin entrevistas en la lejana Inglaterra. Mi doncella Maripuri también es muy democrática, pero dice que no quiere guerra. Su guerra es estirar el dinero para poder hacer la compra del supermercado. 


 -¿Sabe lo caro que es todo, mi Reina? El dinero no llega a nada. ¿Usted cree que a los catalanes independientes les llegarán más los euros que a mí?

 -Pues no sé, Maripuri. Los bancos se les van, las empresas se les van y los ricos catalanes también se fugan de Cataluña. 

 -Eso es por el comunismo de Puigdemont, mi Reina. Los ricos siempre fueron muy de derechas. Marchan antes de que Puigdemont les embargue las cuentas bancarias y sus mansiones.


 Empiezo a pensar que no soy sólo una Reina democrática sino que soy una Reina pobre. Yo todavía no me fugo. Me parece que, si viene la guerra, me quedaré aquí trabajando igual que Maripuri. Los pobres somos los que quedamos sufriendo y muriendo en las guerras que salen de los sueños de los que no pagan sus sueños, sino que nos hacen pagar a los demás lo que sueñan en las noches de verano.


----------------

http://newyorkchic1.blogspot.com/ 



 


Tuesday, October 03, 2017

¿Llega la República a Cataluña?




 Estos días estoy rezando por España ante su bandera constitucional porque no nos queda sino rezar. Viene la República por Cataluña, es decir, que nos vamos. No sé a dónde, pero nos vamos. Esta España se acaba y no sé si viene la República sin guerra o con guerra, pero la República viene a quitarme este trabajo que conseguí gracias a una boda de novia mojada en la Almudena.


 Yo estoy triste. Intento llorar y no puedo, y eso es muy malo porque un llanto que te queda dentro acaba haciendo daño. Tengo aquí un montón de pañuelos, pero no hay manera de sacar las lágrimas fuera. Mi doncella Maripuri intenta sacarme el llanto con esas imágenes en las que se ven a los policías de mi Reino pegando a los catalanes que se me quieren ir de España.


 -No hacen nada malo, mi Reina. En la Galicia rural, hace años, la gente le pegaba a las vacas con palos. Mis abuelos lo hacían y nunca salieron en la televisión ni les sacaron fotos pinchando las vacas y los bueyes con aquellos pinchos que llevaban los palos en las puntas.

 -No me hables del maltrato animal,Maripuri, por favor.

 -Era una manera de trabajar con animales el duro campo gallego. Ponías los bueyes tirando de un arado e ibas plantando patatas. Había que pegarles de vez en cuando para que fueran rectos por las leiras. Ya sabe usted, mi Reina, que las leiras gallegas son pequeñas. Los bueyes no podían ir a arar la leira del vecino.


 Mi cabeza da vueltas. Intento entrar en el despacho de mi Felipe VI, pero no hay manera. Sigue ahí dentro encerrado con el Presidente Rajoy. Creo que rezan porque oigo mucho Dios mío. Los dejo con sus rezos y me acerco a la habitación de mis Herederas.


 -¿Qué hacéis, niñas?

 -Las maletas, mami -me dice mi Leonor-. Marchamos para el exilio igual que nuestra antepasada Isabel II.

 -Marcháis para la escuela, que es donde tenéis que estar.

 -Yo no pienso ir a que me corten el cuello igual que a María Antonieta -protesta mi Sofía.

 -Cogiendo las mochilas las dos y largando como dos valientes.

 -No vamos. Además, hay huelga. Sofía y yo apoyamos a los trabajadores en su derecho a la huelga con una no asistencia a las clases.

 -La huelga es en Cataluña, no en Madrid.

 -Cuando vengan los catalanes a bombardearnos el colegio no estaremos allí, mami. Prefiero morirme de miedo ahora mismo.


 Las dejo con sus miedos. Yo me voy con los míos a arrodillarme delante de la bandera de España que tengo en mi despacho. Rezo por no llorar. Mi España se acaba. Empiezo a pensar en el exilio. Yo tampoco soy valiente. ¿Y si me cortan el cuello? Sería horrible. Vuelvo a rezar otro Dios mío mezclado con un padrenuestro. Si me cortan el cuello, pienso, que sea con anestesia. No quiero sufrir.


--------------------

http://modadebarrio.blogspot.com/ 



 

 las dejo con sus miedos

Thursday, September 28, 2017

Estoy agotando los vestidos de flores de Tienda Coruña


Este otoño me siento tan feliz que no hago más que comprar vestidos de flores en Tienda Coruña, la tienda que nos hace soñar a las mujeres españolas. Yo sueño con ir de compras día y noche. Paga hacienda. En Tienda Coruña me aceptan todos los cheques que les llevo firmados por el Ministro de Economía y Hacienda. El dinero hace milagros,  me dicen. Y es cierto. 


 El siguiente milagro que va a hacer mi dinero es dejar el trozo de Cataluña ahí donde está, en el este de España. No se me irán los súbditos catalanes. Mi cuñada Cristina me llama todos los días protestando. Dice que cuando estaban allí los Urdangarines Cataluña no quería ser independiente.


 -Nosotros éramos como los Pujol.

 -Eso es cierto, cuñada. Los bolsillos se os llenaban de la misma forma.

 -Te recuerdo que somos inocentes, cuñada.

 -Claro, cuñada. Como los Pujol.

 -Exactamente igual.


 Afortunadamente, no necesito a los Urdangarines para convencer a los catalanes de que España es su patria grande. Me ven y quedan enamorados. Es lo que me dice mi doncella Maripuri:


 -Apueste por la moda española, por los cavas catalanes, por la sidra, por el pescaíto frito, por el aceite de oliva, por...

 -Que me lo traigan todo gratis. Soy la Reina de España.

 -¿No  paga Hacienda, mi Reina?

 -Eso, eso. Dile al Ministro que vaya haciendo unos cuantos cheques más con muchos cuños.


 Mi Felipe VI está menos feliz. Sufre por Cataluña, sufre por España y sufre por la infelicidad del mundo. Le llevo unos chocolates que no quisieron las niñas.

 

 -Come, amor, es chocolatito español.

 -Por favor, Leta. 

 -¿Un besito?

 -Sólo uno, Leta. Tengo al Presidente Rajoy al teléfono.


 Lo dejo con nuestro Presidente de las Españas. Yo a Rajoy le tengo mucho respeto. Debe ser por la barba que tiene. Mi Felipe VI también deja barba, pero la barba de Rajoy parece barba de Papá Noel. Yo creo que es barba postiza.


 -¿Qué estás haciendo, Maripuri? -le pregunto a mi doncella.

 -Estoy sacando de las cajas los nuevos vestidos de flores que le envían de Tienda Coruña.


 ¡Más vestidos! Hacienda es muy generosa conmigo. Me está pagando todos los vestidos de flores y sin flores que venden en Tienda Coruña. No sé cuándo voy a acabar de estrenarlos. son cientos de vestidos. Creo que algún vestido lo tendré que estrenar de noche. Me lo pondré para acercarme al lecho matrimonial vestida de Reina de las flores. Quiero que mi Felipe VI se enamoré todavía más de mí. Le encanto vestida con floreados vestidos.


Ahí abajo os dejo el link para comprar esos vestiditos chulos que  me traen loca.


http://tiendacoruna.blogspot.com/ 




Saturday, September 23, 2017

Estoy muy feliz



 Estoy muy feliz y no sé por qué. Mi Felipe VI está que no vive con el lío de Cataluña, pero yo estoy feliz. Soy la Reina de España, voy al teatro, hago inauguraciones, tengo dos hijas preciosas, mi marido está enamorado de mi talla 36 y los mejores diseñadores del mundo mundial están a mis pies. ¿Qué más puede desear una mujer?...


 Mi doncella Maripuri dice que me debería preocupar por los desastres mundiales. No estoy para penas. Estos días soy tan feliz que sólo tengo ganas de cantar. ¿Te puedes creer que estoy cantando todas las mañanas del Despacito mientras me ducho? Doña Sofía sube la música clásica para no escuchar la canción del verano cantada por la Reina de España. Es como todas las suegras: está muy de parte de sus hijas y muy en contra de la nuera estupenda que tiene.


 -No cante más, mi Reina -me pide mi doncella Maripuri-. Creo que va a llover.

 -Pues cantaré bajo la lluvia.

 -Puede granizar.

 -Cantaré bajo una granizada.

 -No se puede ser tan feliz, mi Reina. Después de una alegría viene una pena. ¿No sabe que Cataluña se está independizando? ¡Puede haber una guerra!

 -Maripuri, por favor. En este país somos civilizados. Tenemos unos jueces que hacen cumplir la legalidad a esos separatistas catalanes.

 -Habrá una guerra, mi Reina. Yo ya la veo con mi tarot. Se está enfrentando el arcano mayor con la torre y aquí me sale el ermitaño al lado de...

 -¡Calla, por favor!


 Marcho. Tengo que ir de compras a Tienda Coruña para sacarme las penas. Allí compro y me dicen gracias. Nadie me habla de Cataluña. Sólo me ponen trapitos delante y voy diciendo este y este también y el otro que está a buen precio y esas joyas de Tous que me hacen perder la cabeza. Todo es maravilloso en Tienda Coruña, la tienda que me hace soñar.


 Regreso con unos vestidos estampados que me hacen sentir la reina de la pasarela. Mi Felipe VI se olvida de los problemas de Cataluña mirándome. Está enamorado y se enamora más. Eres la Reina de las flores, me susurra al oído, y corre a nuestro jardín a cogerme unas rosas rojas. Mi marido es muy romántico. Por eso me he enamorado del Rey de España.


------------------

http://tiendacoruna.blogspot.com.es/






Tarot gratis

AMAZON











My Blog List